domingo, 9 de septiembre de 2012

Luces y sombras de una noche de verano en la playa


Las olas casi adormecidas me hacían reverencias con arabescos de espuma en la orilla. El agua del mar tenía la misma temperatura del aire, agradable... Y sonreía. El mar estaba cubierto por una ligera neblina. Algunas luces de barcas de pescadores cerca del horizonte indicaban que ahí seguía el mar, a pesar de la oscuridad.


Y mientras caminaba por la orilla, saliendo del agua, descubro un paisaje de luces verdes y azules que flotaban en el aire como estrellas recién nacidas, formando constelaciones inventadas, o volando hacia el cielo y el mar lanzadas por la fuerza del brazo de un pescador casi invisible en la oscuridad. Esas diminutas y bonitas luces me parecían estrellas enamoradas de la Tierra y del mar, que se escapan una noche a finales del verano menzclándose entre humanos, jugando con las olas y los peces, jugando con la noche, y más allá...


He vuelto a bañarme de noche en el mar, sin Luna ni estrellas. Sólo con esas luces en las cañas de algunos pescadores, refugiados en tiendas de campaña tenuemente iluminadas por pequeñas luces de hogar, voces y risas humanas. Luego he paseado contemplando el espectáculo de luces y sombras en la playa; las barcas, el faro, y las luces del astillero formando líneas perfectas a juego con las luces de las cañas en la orilla del mar.


Y de nuevo descubro mi sombra acompañada por las patas del caballete que sujetan mi cámara de fotografiar. No sabía qué saldría, no importaba, sólo quería captar ese aire tan cálido, tan bello pacífico y risueño. Esas pequeñas luces y esas pequeñas o largas sombras... Si me dicen que es la llegada de la mujer a la Luna me lo creo, si me dicen que es en Marte me lo creo también. Pero es medianoche de sábado a domingo 8-9 de septiembre, al final del verano 2012 en una playa del planeta Tierra, o Agua...


Y no podía fallar, casi al final, apartada de la orilla fotografiando de lejos la playa y mi sombra alargada, oigo una voz masculina gritando: "¡Foto Facebook! ¡Foto Facebook!" No se referían a mí, sino a sus escenas y risas... Pensaba si Goya pintaría esas escenas "costumbristas" entre luces y sombras nocturnas en la playa.
He sonreído, hasta ahí piensan en Internet y Face... hasta ahí llega, como una sombra alargada...

Y pensaba si era importante el hecho de poder captar esas imágenes y compartirlas para disfrutarlas todos... Si desaparecieran los ordenadores y los móviles, de nuevo me pregunto; ¿Sería la vida menos importante?  Mientras voy pensando sonriendo me alejo de la playa y de las risas, con la sensación de que al menos, por unos instantes, quizá por una noche, o algunas noches, quizá somos los humanos estrellas para el Universo... Y me recreo imaginando agradables respuestas, al menos, por una noche al final del verano. Sabiendo que, cuanto digo repito y muestro, no es nada comparado con la realidad...

Mañana pensaré en la realidad...

(Texto y fotos; Eva Huarte)



6 comentarios:

  1. Desde luego, no sería menos importante. Distinta y mucho. ¿Mejor?, no lo se, no es una competición.
    Diferente y mucho y no hace tanto.
    A mi me encantaba, pero vivir me sigue encantando ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí tampoco es una competición, Agustin, aunque diría que para los psicópatas poderosos sí, intentando imponer las tecnologías como una necesidad para continuar habitando el planeta sometidos al sistema de consumo... Y el tema es largo, pero creo que el planeta, y sus habitantes, no pueden o no podemos soportar tanta presión con materiales que no nacen del planeta de forma natural...
      Estamos alimentando monstruos, robots, y si fuéramos hacia atrás no pasaría nada, quizá volveríamos a vivir más tranquilos... Tu comentario me ha recordado un artículo que leí hace poco: "¿Qué sucedió en los 80-90 que nos cambió el rumbo y nos llevó al desastre que Schumacher definió como "un
      Frankenstein mundial inducido por la locura del crecimiento y de la tecnología"? Cuando los economistas del crecimiento me espetan que "no quieren regresar a la Edad Media", siempre les contesto que con regresar a los 70 es suficiente."

      Y estoy de acuerdo, y reivindico ese espíritu... Y sigo pensando...

      A mí también me encanta vivir la vida con todo lo que nos ofrece naturalmente, es un bello privilegio que debemos valorar y respetar :))

      Eliminar
    2. Por desgracia, esto de ahora se parece más a la edad media que lo de los 70.

      Eliminar
    3. Estamos totalmente de acuerdo, Agustin, y si en siglos no hemos conseguido solucionarlo es que quizá no tiene solución, pero la vida tiene su forma de hacer, y aunque suene utópico, creo que estamos al final de una civilización y principios de una nueva era. He pensado que igual te interesa este vídeo donde Schumacher habla de su teoría de los 70:

      http://www.nfb.ca/film/small_is_beautiful/

      Eliminar
  2. Supongo que si Goya viviese, tendría material más que suficiente para retratar nuestra época y su tecnologitis aguda. Podría reiterpretar sus propias pinturas de costumbres y alegorías... ¿O quizás le llamarían la atención los nuevos desastres de la guerra?... ¿Quién sabe si, a lo mejor, se decantaría por una visión actualizada de sus pinturas negras?...

    En fin, disquisiciones aparte, me alegra que disfrutes de la belleza nocturna de la playa y que sepas plasmarla tan bien, por escrito y a través de las fotografías.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pincelada la tuya, Sícoris, son exactamente las preguntas que me planteaba imaginando a Goya dibujando y pintando "sus" monstruos. Esas escenas costumbristas o escenas en habitaciones cerradas entre luces y sombras... Vaya, que tendría buen material.

      Y mientras, intentamos seguir disfrutando :))
      Gracias por tu bonito comentario!

      Una abraçada*

      Eliminar