viernes, 24 de agosto de 2012

Días de Sol y de agua* "Rolling on the river" * Revival


Siguen siendo los días más asfixiantes de este extraño verano de 2012, asfixiados al principio por presiones políticas dictatoriales que provocaron una opresión y desazón  general que hizo que muchas personas anularan sus vacaciones fuera de la península, como si algo grave estuviera a punto de explotar. Seguido por los dramas ecológicos y humanos de los incendios de origen desconocido o confuso en distintos puntos de la Costa Mediterránea y la península, Canarias etc... Y ni una gota de lluvia, ni un poco de aire para respirar. Las plantas y hojas de los árboles apenas se mecen en el aire... Y necesitamos agua, más que nunca, agua...


Ayer, al volver de la asfixiante ciudad, comí un poco de fruta corriendo directa al mar para chapuzarme de cabeza sin pensar más, a pesar de la marabunta, de la arena que quema, de miles de sombrillas y familias enteras dispuestas a vivir en la playa o pasar el día hasta el anochecer. Me recordaba algunas escenas de mi infancia cuando íbamos a las playas próximas a la ciudad, como si el tiempo no hubiera pasado, sólo una sombra difusa entre el pasado y el presente, entre lo real lo imaginado o recordado...

Por la noche vuelvo a contemplar el cielo estrellado intentando aprender a leer, olvidando casi lo que me enseñaron o aprendí en momentos de diálogos internos con mis estrellas y constelaciones favoritas. Ante tanta imagen virtual de cielos estrellados, me confundo, dudo incluso de lo aprendido, guiándome más por personas que aparentemente saben más que yo y lo que quizá nunca sabré. Aunque sé de estrellas y constelaciones fijas, de las que nunca me harán dudar. Y sueño con ellas, sintiendo que siguen siendo mi techo, mi sueño infantil, la sabiduría ancestral...


Anoche contemplé de nuevo a Casiopea sobre la copa de un gran pino y frente a la Osa Mayor, que sujeta a la Osa Menor sobre su cabeza, y me llevan hacia la Estrella Polar más arriba, y un poco más allá, Vega... la estrella que antiguamente guiaba a los navegantes hasta que el firmamento cambió. Y entre esas estrellas y constelaciones me pierdo entre millones y millones de estrellas que no sé leer. Es una de mis deudas con el cielo y conmigo misma, y así voy a dormir llevando tantas estrellas en mis sueños.

Y hoy he soñado que unas buenas amigas y amigos decían que querían ir a un pueblo sano y tranquilo, lleno de bosques fuentes y ríos para embasar agua, que a la humanidad le faltaba agua, que sufriríamos de sed, que era necesario vivir en un lugar de agua, que tuviera un río frondoso de aguas cristalinas para poder embasar agua y hacer que la humanidad no sufriera de sed. Agua, agua... Supongo que incluso en sueños sufro de sed éstos días asfixiantes de agosto 2012, como todos...


Luego escribía con pluma azul en un papel la letra de la canción "Proud Mary" del grupo musical de los años 70 "Creedence Clearwater Revival", ante la atenta mirada de mi exigente amante amado que se burlaba de mi torpeza al no escribir correctamente en inglés. La letra ya la tenía escrita, y recuerdo perfectamente la imagen de mi mano escribiendo el nombre del grupo, me fijaba especialmente en la palabra "clearwater", agua clara, pensaba, agua... Y me veía entre un frondoso bosque desnuda bañándome bajo una cascada y en el río, sintiendo esa gran necesidad de purificar cuerpo y Alma, sintiendo esa gran necesidad de compartir sentimientos puros, como hacíamos en los años 70 entre nosotr@s los más jóvenes, en relación con viej@s sabi@s, y la necesidad que sentíamos de compartir con el mundo, y de que así fuera el mundo, claro como el agua, pacífico, creativo, transparente...

Así que no he podido evitarlo, y después de escribir mis sueños en mi diario con pluma de tinta azul, como siempre hago al despertar, he escuchado a los "Creedence..." como si el tiempo no hubiera pasado. Prefiero este "revival" que el de las sombrillas en la playa con gritos descontrolados. Mientras espero y esperamos las ansiadas lluvias de agua purificadora, y que llegue al fin el mes de septiembre con las playas desiertas y sólo la sombra de las sombrillas en la arena como toda huella hasta que el viento se las lleve.



Siempre dije que volveríamos a los 70, lo dijo Dalí y lo dicen algunos sabios; recuperar el espíritu, el misticismo, el romanticismo, aquél movimiento que quedó frustrado, es una necesidad visceral y emocional de la humanidad, como el agua pura de una cascada o un río, como el agua pura y cristalina que necesitamos beber directos de la fuente o un río, hart@s de agua embotellada, hart@s de calores de pantallas... ¿Hasta qué punto estamos provocando y contaminando con la energía y calor que desprenden éstas pantallas, ordenadores, móviles..?

Mientras me lo pregunto, intentando encontrar respuesta, seguiré sonriendo y soñando mis largas y bellas noches estrelladas*

(Texto y fotos; Eva Huarte)

2 comentarios:

  1. Volver a los 70, el retorno a la pureza. Observo el mundo y parece que no hemos aprendido nada, solo algo superfluo, lo hemos convertido en dinero, en el maldito. No llego a saber si ese retorno es un renacer, o el final que cierra el círculo cómo el elefante que vuelve para dejar de ser.

    Cómo otras veces, recuerdo a los que se fueron y no sé donde está el privilegio, quedarse o marcharse.

    Eva, sigue buscando tu estrella, ella te espera para contarte cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La condición de cualquier ser vivo es la supervivencia, Pitofiño, lo que no podemos hacer es caer en la desmoralización a la que nos ha llevado el sistema capitalista basado en el engaño soberbia y avaricia. Y es verdad lo que dices, el pueblo, la sociedad, se dejó engañar por esos psicópatas del dinero y la mayoría durante años ha estado adorando al vellocino de oro sin pensar en las consecuencias. Eso es lo que ahora se está pagando, el error, la superficialidad tomada como verdad y realidad sin límite. Siempre hablé durante esos años del renacimiento espiritual, y no dudo de que a eso va la humanidad, con o sin nosotros. Siempre digo la tan repetida frase de Malraux; "El siglo XXI será místico espiritual o no será". Para algun@s jóvenes que han nacido en riqueza aparente y tecnologías, es ese su espíritu y religión. Pero hay otr@s jóvenes que no hacen ruido y ya llevan otro camino, más pacífico, como el de los 70, ese espíritu que a pesar de quedar frustrado por el engaño capitalista continuó, aunque no se note porque como siempre se ha dicho "El bien no hace ruido".

      Yo confío en la humanidad y en la forma de hacer de la vida, Pedro, creo simplemente que el planeta se recicla, y pase lo que pase, la vida, la humanidad, continuará, como ha ocurrido tantas veces en tantas antiguas civilizaciones de las que tenemos referencias.

      ¿Y qué mejor guía que poder seguir contemplando las estrellas? Yo no tengo una estrella, tengo muchas, aunque no sepa leerlas. Y es verdad, siempre me hablan, siempre me explican cosas y creo que me ayudan a entender, y sobretodo, a querer seguir viviendo para poder contemplarlas. No sabemos si los animales tienen ese privilegio, y debemos estar content@s.

      Ánimos, y gracias por tu lectura y comentario*

      Eliminar