domingo, 12 de agosto de 2012

Amanecer de agosto con Chemtrails


Mi gozo en un pozo. A pesar del calor, anoche fui a dormir relativamente pronto para despertar antes del amanecer y poder ir a la playa, con la intención de fotografiar la alineación Mercurio Venus y Júpiter junto a la Luna menguante. Pero he despertado cuando ya clareba, viendo que el cielo estaba cubierto de nubes y un zig zag de las horribles estelas de los ya conocidos Chemtrails (clica aquí) de los que voy hablando hace años. Al principio eran pocas estelas que nos llamaban la atención en un cielo limpio y azul porque no desaparecían en horas, formando rutas cruzadas y desordenadas. Pero esas extrañas estelas cada vez eran más numerosas y espesas, y seguí fotografiándolas como algo insólito y preocupante, ya que a veces no desaparecían en todo el día dejando el cielo cubierto sin apenas dejar pasar los rayos del Sol. (Clica aquí)


Muchas personas se reían al principio diciendo que eran estelas de aviones normales, y que todo lo demás eran imaginaciones mías o de unas pocas personas que las controlábamos. Al final, tal como comenté en otro post en este blog, el gobierno alemán reconoció la existencia de los llamados Chemtrails, aunque de nada haya servido ese reconocimiento, al contrario, muchos se han olvidado, pero a mí me siguen molestando. Hay días que esas estelas perduran hasta la noche, sin dejar ver claramente las estrellas y la Luna. Además de la porquería que sabemos que emanan esas estelas consideradas químicas...

Y hoy no quiero decir nada más, ya sufrimos bastantes alarmas sociales y de toda clase. Pero me ha deprimido no poder disfrutar el amanecer a pesar de las nubes naturales, por esa capa espesa de estelas químicas, aunque intente también sacar un mínimo de belleza como si fueran nubes naturales cruzadas por los primeros rayos del amanecer.


Son los días más calurosos del año, y las noches más estrelladas del verano, cuando estamos más pendientes que nunca de la lluvia de estrellas de agosto, las Perseidas, y gracias a Internet y las tecnologías cada vez más personas van estirando el cuello para contemplar el cielo nocturno, por si ven alguna estrella fugaz y pedir deseos, como siempre se ha hecho. Anoche sólo vi una muy débil, pero no me importa, sigo el cielo durante todo el año y tengo el privilegio de contemplar siempre alguna lluvia de estrellas, cuando no lo anuncian ni en prensa oficial ni en Internet. Por eso hoy me apetecía más contemplar las últimas horas de la noche y poder fotografiar el bonito espectáculo que hoy ha quedado frustrado.

Aunque sé que el cielo es generoso, siempre está ahí, con o sin Chemtrails. La lluvia de estrellas Perseidas  continuará muchas noches, y cada amanecer es un nuevo y sorprendete amanecer. Si no puede ser hoy, será mañana. Esa alegría que me queda, pensar siempre en otra noche estrellada y en un nuevo amanecer.

(Texto y fotos; Eva Huarte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario