viernes, 24 de agosto de 2012

Días de Sol y de agua* "Rolling on the river" * Revival


Siguen siendo los días más asfixiantes de este extraño verano de 2012, asfixiados al principio por presiones políticas dictatoriales que provocaron una opresión y desazón  general que hizo que muchas personas anularan sus vacaciones fuera de la península, como si algo grave estuviera a punto de explotar. Seguido por los dramas ecológicos y humanos de los incendios de origen desconocido o confuso en distintos puntos de la Costa Mediterránea y la península, Canarias etc... Y ni una gota de lluvia, ni un poco de aire para respirar. Las plantas y hojas de los árboles apenas se mecen en el aire... Y necesitamos agua, más que nunca, agua...


Ayer, al volver de la asfixiante ciudad, comí un poco de fruta corriendo directa al mar para chapuzarme de cabeza sin pensar más, a pesar de la marabunta, de la arena que quema, de miles de sombrillas y familias enteras dispuestas a vivir en la playa o pasar el día hasta el anochecer. Me recordaba algunas escenas de mi infancia cuando íbamos a las playas próximas a la ciudad, como si el tiempo no hubiera pasado, sólo una sombra difusa entre el pasado y el presente, entre lo real lo imaginado o recordado...

Por la noche vuelvo a contemplar el cielo estrellado intentando aprender a leer, olvidando casi lo que me enseñaron o aprendí en momentos de diálogos internos con mis estrellas y constelaciones favoritas. Ante tanta imagen virtual de cielos estrellados, me confundo, dudo incluso de lo aprendido, guiándome más por personas que aparentemente saben más que yo y lo que quizá nunca sabré. Aunque sé de estrellas y constelaciones fijas, de las que nunca me harán dudar. Y sueño con ellas, sintiendo que siguen siendo mi techo, mi sueño infantil, la sabiduría ancestral...


Anoche contemplé de nuevo a Casiopea sobre la copa de un gran pino y frente a la Osa Mayor, que sujeta a la Osa Menor sobre su cabeza, y me llevan hacia la Estrella Polar más arriba, y un poco más allá, Vega... la estrella que antiguamente guiaba a los navegantes hasta que el firmamento cambió. Y entre esas estrellas y constelaciones me pierdo entre millones y millones de estrellas que no sé leer. Es una de mis deudas con el cielo y conmigo misma, y así voy a dormir llevando tantas estrellas en mis sueños.

Y hoy he soñado que unas buenas amigas y amigos decían que querían ir a un pueblo sano y tranquilo, lleno de bosques fuentes y ríos para embasar agua, que a la humanidad le faltaba agua, que sufriríamos de sed, que era necesario vivir en un lugar de agua, que tuviera un río frondoso de aguas cristalinas para poder embasar agua y hacer que la humanidad no sufriera de sed. Agua, agua... Supongo que incluso en sueños sufro de sed éstos días asfixiantes de agosto 2012, como todos...


Luego escribía con pluma azul en un papel la letra de la canción "Proud Mary" del grupo musical de los años 70 "Creedence Clearwater Revival", ante la atenta mirada de mi exigente amante amado que se burlaba de mi torpeza al no escribir correctamente en inglés. La letra ya la tenía escrita, y recuerdo perfectamente la imagen de mi mano escribiendo el nombre del grupo, me fijaba especialmente en la palabra "clearwater", agua clara, pensaba, agua... Y me veía entre un frondoso bosque desnuda bañándome bajo una cascada y en el río, sintiendo esa gran necesidad de purificar cuerpo y Alma, sintiendo esa gran necesidad de compartir sentimientos puros, como hacíamos en los años 70 entre nosotr@s los más jóvenes, en relación con viej@s sabi@s, y la necesidad que sentíamos de compartir con el mundo, y de que así fuera el mundo, claro como el agua, pacífico, creativo, transparente...

Así que no he podido evitarlo, y después de escribir mis sueños en mi diario con pluma de tinta azul, como siempre hago al despertar, he escuchado a los "Creedence..." como si el tiempo no hubiera pasado. Prefiero este "revival" que el de las sombrillas en la playa con gritos descontrolados. Mientras espero y esperamos las ansiadas lluvias de agua purificadora, y que llegue al fin el mes de septiembre con las playas desiertas y sólo la sombra de las sombrillas en la arena como toda huella hasta que el viento se las lleve.



Siempre dije que volveríamos a los 70, lo dijo Dalí y lo dicen algunos sabios; recuperar el espíritu, el misticismo, el romanticismo, aquél movimiento que quedó frustrado, es una necesidad visceral y emocional de la humanidad, como el agua pura de una cascada o un río, como el agua pura y cristalina que necesitamos beber directos de la fuente o un río, hart@s de agua embotellada, hart@s de calores de pantallas... ¿Hasta qué punto estamos provocando y contaminando con la energía y calor que desprenden éstas pantallas, ordenadores, móviles..?

Mientras me lo pregunto, intentando encontrar respuesta, seguiré sonriendo y soñando mis largas y bellas noches estrelladas*

(Texto y fotos; Eva Huarte)

domingo, 19 de agosto de 2012

*Las noches más estrelladas*


Algo bueno tienen las actuales tecnologías que al querer publicar todo nos llaman la atención para que miremos el cielo en agosto, esperando contemplar cientos o miles de estrellas fugaces llamadas Perseidas, restos de un cometa que pasa por la constelación de Perseo. Algo bueno tienen las noches de agosto que puedes contemplar el cielo durante horas sin necesidad de abrigo. Y así seguimos todo el mes mirando e intentando captar con cámaras fotográficas de toda clase, incluso las de teléfonos móviles, la ansiada lluvia de estrellas, para pasarlas rápidamente por el ordenador y sorprender o hacernos los sorprendid@s.


Ha sido siempre mi costumbre disparar la cámara que tenía en mano, sabiendo que no saldría nada, pero tenía la sensación de que las estrellas llegaban más cerca de mi corazón y las llevaba siempre conmigo si las fotografiaba. Este año ha sido distinto, este mes de agosto he disparado con una cámara más adelantada, y algo ha salido, aunque sigo torpe para entender el sistema digital, siempre quiero disparar y que salga lo que veo, como coger un pincel y dar una pincelada en el lienzo. Pero no es nada fácil. Hay que tener dominio de los materiales, pinceles, líquidos, lienzos... gusto y sensibilidad para dar buenas pinceladas hasta componer el cuadro lo más perfecto posible. Aunque como decía Dalí; "La prefección no existe!"


Pero para mí, las estrellas son perfectas, o podría decir casi perfectas, ya que a veces les pediría más, les pediría más constelaciones legibles compresibles para mí, les pediría más estrellas fugaces y les pediría que se cumplieran mis más íntimos y bellos deseos, para mí y para la humanidad entera. Aunque a veces, mientras las contemplo largo rato o incluso largas horas las sonrío, pensando que realmente me protegen, me dan todo lo mejor y quizá no lo sé ver. Pero nos dan toda su belleza, nos dan la vida, la sonrisa, y nunca nos hacen llorar, siempre están sonrientes y nos hacen sonreír.

En cambio, como casi siempre, el cristianismo se inventó la historia de un mártir católico que quemaron en la hoguera, y el mártir se puso a llorar, no se le ocurrió nada mejor. Y a ese mártir inventado le llamaron Lorenzo, ya que Lorenzo era el nombre que se le daba al Sol, y a las Perseidas las llamaron Lágrimas de San Lorenzo. Eran las noches en que las gentes, desde tiempos remotos, pasaban noches enteras contemplando el cielo estival y la preciosa lluvias de estrellas. Unos decían que era mal presagio y otros que era buen presagio. Y así sigue la humanidad dudando y deseando, a pesar de las nuevas tecnologías.

(Fotografía que corre por Internet como si se tratara de una vista de la Tierra Luna y Venus desde Marte.
Clica aquí para ver montaje)
Pero una cosa mala tienen las nuevas tecnologías, y son las dudas de qué es verdad o es mentira. Aparecen fotografías por las llamadas redes sociales diciendo que son de la NASA, como referencia fiable, y te muestran igual un montaje a través de "photoshop" diciendo que es Marte la Luna Tierra y Venus, o te muestran una lluvia de estrellas que no sabes si son aviones "photoshop" o fuegos de artificio. Por eso siempre defiendo la naturaleza, lo que vemos y sentimos mirando al cielo y no en una limitada pantalla.


Aquí dejo unas fotografías de muestra de mi aprendizaje de estas noches, unas mirando al mar y otras a la montaña, con la Osa Mayor, pero siempre estrellas. Mientras espero el otoño, el cielo nocturno que más me gusta, el más fácil de leer con sus preciosas constelaciones y la preciosa lluvia de estrellas, las Leónidas, mis preferidas, las más bellas que he visto, mientras la mayoría de personas ya se refugian en sus casas salgo a cazar estrellas, abrigada. He visto estrellas inmensas y brillantes de todos los colores atravesar el cielo de otoño...

(Como cazadores de estrellas, con Paco Elvira preparando su cámara en mi trípode, así que disparé a pulso, pero me gusta el movimiento de la luz como una serpiente)

Y mientras, vivo el momento, sigo viviendo las noches más estrelladas de verano sin perder ilusiones ni recuerdos infantiles, sigo agradeciendo y pidiendo deseos para mí y para la humanidad entera... Aunque teniendo las estrellas, creo que lo tenemos todo, y quizá no lo sabemos*

(Texto y fotos; Eva Huarte)
(Desconozco la autoría de la ilustración. Si alguien lo sabe será bueno saberlo)

 

lunes, 13 de agosto de 2012

Amanecer con Luna Venus y dudas...


(Luna y Venus)

Hoy he despertado un poco más temprano, a las 6'15, y enseguida he visto la Luna y sus dos planetas en un precioso fondo azul que rápidamente iba clareando... Y mientras contemplaba la Luna junto a Venus pensaba, como siempre, la fortuna que tenemos de habitar en un planeta tan precioso, con un espectáculo de belleza continuada en los cielos que nos envuelven.

(Júpiter Luna y Venus en perfecta alineación)

He podido ver a la bonita Luna menguante y sus dos planetas, sé que uno es Venus, el más brillante debajo de la Luna, pero el otro, más pequeño y menos brillante sobre la Luna y un poco más distante no estaba segura de si era Júpiter o Mercurio. Consulto mis libros y no me sacan de dudas, consulto docenas de páginas en Internet y ahí me confunden aún más; unas dicen que Júpiter y otras que es Mercurio, unas dicen que está sobre la Luna y otras que está debajo. Incluso en una página de la NASA, como comenté en el post de la Luna pasada (clica aquí para ver) dicen que la Luna está en su fase de cuarto creciente, vuelven a repetir error, cuando lo único que sé seguro, por pura observación y seguimiento, es que la Luna está en cuarto menguante.


Así que he consultado a varias amistades especialistas en cielos nocturnos, rigurosos, fotógrafos poetas y astrónomos, me han confirmado que se trata del planeta Júpiter, y me han asesorado para que descargue la web "Stellarium" (clica aquí) donde se puede observar y consultar el cielo y sus movimientos en tiempo real. Y estoy como una niña con zapatos nuevos por la facilidad que al final he encontrado para seguir leyendo el cielo y no despistar al personal, como suelen hacer tantas páginas web en Internet.


 Y mientras contemplaba el bello espectáculo, decía, pensaba en la belleza que nos rodea y el planeta privilegiado al que pertenecemos y no nos pertenece, y pensaba en los terribles incendios que están destrozando tanta vida naturaleza y belleza en nuestro país, pensaba en la irresponsabilidad de los que se consideran gobernantes, la tristeza y desesperación de tantas personas... Entro en twitter y la primera noticia que veo es la muerte de otro bombero, ya son dos en 24 horas, pienso en las 3.000 personas evacuadas en la preciosa isla La Gomera, (ver post de Paco Elvira) y pienso hasta cuándo seguiremos destrozando el planeta y tanta belleza, hasta cuándo tantas negligencias, hasta cuándo resistiremos y resistirá el planeta que se queja...


Y pienso también en la lluvia de estrellas como si fueran diamantes de agua que apagaran los incendios... y esa hoguera de vanidades y soberbias...
Y pienso si alguna noche, seré capaz de fotografiar las estrellas como única esperanza que nos queda.

(Texto y fotos; Eva Huarte. Y foto cedida por Paco Elvira)

domingo, 12 de agosto de 2012

Amanecer de agosto con Chemtrails


Mi gozo en un pozo. A pesar del calor, anoche fui a dormir relativamente pronto para despertar antes del amanecer y poder ir a la playa, con la intención de fotografiar la alineación Mercurio Venus y Júpiter junto a la Luna menguante. Pero he despertado cuando ya clareba, viendo que el cielo estaba cubierto de nubes y un zig zag de las horribles estelas de los ya conocidos Chemtrails (clica aquí) de los que voy hablando hace años. Al principio eran pocas estelas que nos llamaban la atención en un cielo limpio y azul porque no desaparecían en horas, formando rutas cruzadas y desordenadas. Pero esas extrañas estelas cada vez eran más numerosas y espesas, y seguí fotografiándolas como algo insólito y preocupante, ya que a veces no desaparecían en todo el día dejando el cielo cubierto sin apenas dejar pasar los rayos del Sol. (Clica aquí)


Muchas personas se reían al principio diciendo que eran estelas de aviones normales, y que todo lo demás eran imaginaciones mías o de unas pocas personas que las controlábamos. Al final, tal como comenté en otro post en este blog, el gobierno alemán reconoció la existencia de los llamados Chemtrails, aunque de nada haya servido ese reconocimiento, al contrario, muchos se han olvidado, pero a mí me siguen molestando. Hay días que esas estelas perduran hasta la noche, sin dejar ver claramente las estrellas y la Luna. Además de la porquería que sabemos que emanan esas estelas consideradas químicas...

Y hoy no quiero decir nada más, ya sufrimos bastantes alarmas sociales y de toda clase. Pero me ha deprimido no poder disfrutar el amanecer a pesar de las nubes naturales, por esa capa espesa de estelas químicas, aunque intente también sacar un mínimo de belleza como si fueran nubes naturales cruzadas por los primeros rayos del amanecer.


Son los días más calurosos del año, y las noches más estrelladas del verano, cuando estamos más pendientes que nunca de la lluvia de estrellas de agosto, las Perseidas, y gracias a Internet y las tecnologías cada vez más personas van estirando el cuello para contemplar el cielo nocturno, por si ven alguna estrella fugaz y pedir deseos, como siempre se ha hecho. Anoche sólo vi una muy débil, pero no me importa, sigo el cielo durante todo el año y tengo el privilegio de contemplar siempre alguna lluvia de estrellas, cuando no lo anuncian ni en prensa oficial ni en Internet. Por eso hoy me apetecía más contemplar las últimas horas de la noche y poder fotografiar el bonito espectáculo que hoy ha quedado frustrado.

Aunque sé que el cielo es generoso, siempre está ahí, con o sin Chemtrails. La lluvia de estrellas Perseidas  continuará muchas noches, y cada amanecer es un nuevo y sorprendete amanecer. Si no puede ser hoy, será mañana. Esa alegría que me queda, pensar siempre en otra noche estrellada y en un nuevo amanecer.

(Texto y fotos; Eva Huarte)