viernes, 26 de agosto de 2011

Ofiuco y las serpientes de verano


Hace siglos que los seres humanos empezaron a leer el cielo antes que nada. Durante la noche, la Luna y las estrellas brillaban y formaban figuras y movimientos que atribuían o relacionaban a su psicología, espiritualidad o momento cultural, intentando entender el cielo y sus signos como mensajes del más allá. Intentando entenderse a sí mismos, como habitantes de un lugar donde no sabían bien qué tenían qué hacer, qué hacían ahí, aquí, en este planeta que ahora llamamos Tierra.

Se designaron finalmente 13 signos con distintas figuras, 13 parcelas de cielo sin más posibilidad ante sus mirada humana y su capacidad de comprensión. Las primeras civilizaciones señalaban las constelaciones como humanos convertidos en diosas y dioses, animales; bueyes, ballenas, águilas, serpientes... lo más elemental a su alrededor, aunque a todo se le atribuía un poder sobrenatural, astral, una deidad. Incluso a la serpiente, y principalmente, ya que a la serpiente se le atribuía el poder de la savia de la vida. Incluso en la cultura y mitología oriental la serpiente fue el primer animal en presentarse ante Buda. Ella es lo más elemental, lo más humilde y sublime, el veneno y el contraveneno. La enfermedad y la curación, vida y muerte, bien y mal, principio y fin. Sabiduría ancestral.


Y fue Asclepio, el sabio doctor en medicina durante los mejores tiempos de la Grecia antigua, quien descubrió el poder del veneno y contraveneno de las serpientes, (consideradas las primeras habitantes del planeta) aunque Asclepio, (Esculapio para los romanos) había heredado sus conocimientos de Quirón, y éste de los antiguos conocimientos de las Sibilas y antiguas civilizaciones que apenas conocemos. Asclepio, (que acompañó a los argonautas en busca del Vellocino de Oro) curaba enfermedades e incluso resucitaba a los muertos. Y dicen que Hades, Plutón, el Dios del inframundo, montó en cólera al no poder llevar a un ser humano a su infierno, hizo un trato con Zeus, Dios de los dioses, quien envió un rayo que mató a Esculapio. Así los griegos bautizaron en el cielo la constelación de la Serpiente Ofiuco, atravesando el centro galáctico, representada por un hombre sujetando una enorme serpiente; la cola en Escorpio, y la cabeza en Sagitario. Y la constelación de Sagitario queda representada por un hombre centauro lanzando una flecha, la de Quirón. Pero el cristianismo catolicismo eliminó a todos los dioses y diosas intentando evitar la dispersión, imponiendo un solo dios, hombre, al tiempo que utilizaba y manipulaba el saber y la mitología a su favor. Atribuyó a Jesucristo (palabra que deriva de escriba) el poder de la curación, de resucitar a los muertos. Y eliminó la constelación de Ofiuco, la serpiente representando la vida y la sabiduría, representando a Asclepio, Esculapio, y presentando al número 13 como fatídico. Intentando anularlo todo y atribuirse todo el poder "escondido".

(Francis Bacon)

Este verano de 2011 ha habido un movimiento físico y psicológico en España que me ha hecho pensar en las conocidas "serpientes de verano", como se suelen llamar a las noticias veraniegas que parecen escandalosas y terribles pero al final del verano se olvidan y no queda nada. Y me ha hecho pensar también en el nuevo reconocimiento de la constelación de Ofiuco, por donde transitaba la Luna en su eclipse el pasado mes de junio de este año. Hecho insólito desde hace miles de años, como tantas cosas que vamos descubriendo en la Tierra y en el cielo.
Un gran nerviosismo e indignación -y en algunas personas o grupos "emoción"- se movía ante la inevitable visita serpentina y serpenteante del representante todavía de la moral o amoralidad romana, al que llaman actualmente, Susan, y los amantes o sometidos y dominados católicos llaman todavía "su santidad", con mayúsculas, el papa de roma que por la puerta siempre asoma, el representante, para una gran mayoría social, de la amoralidad, de la gran mentira de esta civilización desde hace veinte siglos. Y eso es dificil de concienciar en otra gran mayoría...

(Lilith; John Collier)

Algunos pintores, de distintas épocas envuelven a la primera mujer rebelde, Lilith, con una serpiente. Aunque para los orientales, la mujer, como la serpiente, siga representando la belleza y la sabiduría, la regeneración, la curación, la vida. Según el zodíaco o mitología china, las personas, especialmente mujeres, nacidas bajo el signo anual de la Serpiente; "Son bellas y sabias", dicen. Lo contrario que intenta mostrar la religión o mitología cristiana. Metáforas de metáforas.

La serpiente es el animal más representativo del inicio de la vida terrestre. La serpiente salvó muchas vidas desde el principio de las civilizaciones. Era la serpiente quien mutaba y regeneraba los males, quien se alimentaba de lo bueno y de lo malo de la tierra, de la vid = vid-a. De ahí también que griegos y romanos añadieran agua en sus vinos, intentando rebajar el veneno del fruto de la vid, siendo la serpiente necesaria para reconocr la dosis, y así el hombre empezó a ejercer su domino y sabiduría de la buena o mala vid, proyectándolo hacia la misma vida. Iniciándose, o intentando reconocer así, la lucha entre el bien y el mal.


Dicen que el próximo día 28 de agosto ya habrá mutado la serpiente de este verano, ya no quedará nada de los contrastes morales con la visita de "Susan", con zapatos rojos y vestidos de más de siete mil euros diciendo a los pobres que; "hay que repartir bienes materiales", con todo su cinismo. Diciendo a las mujeres que aunque hayan abortado, "ellos", vestidos amorales de siete mil euros, las "perdonan", si se apuntan a "la confesión por 200 euros el cursillo". "Ellos", que dicen al "varón" que tiene "derecho a maltratar a las mujeres que abortan", haciendo así apología del crimen. "Ellos", que dicen a un país civilizado, culto, aconfesional, laico libre y "democrático", cómo deben "educar a sus hijos" e hijas... Incluso cómo cuándo y con quién deben hacer el amor y dar amor, o simplemennte practicar el ejercicio sexual, esa gran tentación de la serpiente hecha mujer o la mujer hecha serpiente. "Culpable" de la humanidad y de la vida.

Ninguna de estas porquerías propagandísticas de parte de los actuales amorales romanos, que han venido a pasar su agosto intentando montárselo en España, -ante la inevitable decadencia vaticana- quedará en la conciencia de nada ni nadie, más que para la crítica y rechazo, o en algunos santos inocentes o fanáticos. Medios oficiales de comunicación han acribillado el agosto vacacional con los faldones y zapatitos rojos de "susan", miles de periodistas espontáneos a través de las redes sociales pasaban críticas, declaraciones y porquerías de "susan y familia". Cuando la mayoría sabemos que la expedición en busca del Vellocino de Oro hace tiempo terminó. Que la serpiente o mujer representando el mal terminó también. Vuelve a aparecer Ofiuco, reaparece la constelación número 13 y el número como una transición, el número del saber, de la mujer sabia, la búsqueda del equilibrio y la verdad; masculino y femenino. La lectura completa de todas las constelaciones estelares en un cielo inmensamente bello ante la mirada de la humanidad.


Hace años comenté, ante los primeros pesadísimos viajes del anterior "papa viajero", que era la primera vez en la historia de la civilización cristiana que la iglesia iba detrás del pueblo, cuando siempre era el pueblo que iba detrás de la iglesia en busca de moral o guía espiritual. Lo que ya representaba entonces la grave crisis eclesiástica romana, su larga y pesada decadencia, descargando su conciencia contra la conciencia de la humanidad. Y éste "papa" de ahora sigue viajando por el mundo arrastrando millones y millones de dólares y euros, comprando y oprimiento millones de almas y seres humanos confusos o muertos de hambre y llenos de inconsciencia o inocencia, además de sus poderosos o ricos psicópatas aliados con el poder de la avaricia material...

Como dice Le Petit Prince; "A las serpientes no les queda veneno para un segundo mordisco." Roma caerá por sí sola. Cantan todas las profecías.

Ha sido un mes de agosto de 2011 casi de pesadilla entre tantos contrastes y cargas morales, cuando el cuerpo y el alma sólo te piden una era vacacional, de "vaciar", de desconectar, de descanso bien merecido, de alegría y recuperación de las buenas energías, a ser posible bien compartidas. Pero en contra de tanta desazón palabrería y profecías apocalípticas, sigo apostando por una nueva humanidad, por la apertura de nuevas conciencias y la espontánea forma de hacer de la misma vida. Apuesto por el regreso de Eva y Lilith. Apuesto por descubrir todo lo que nos han querido esconder y nos han mentido. Apuesto por la verdad y la dignidad, por la alegría la risa y la felicidad, el Amor y la amistad, la creatividad, y cómo no, por la inteligencia emocional y la moral que la cristiandad quiso anular para hacerse imprescindible.

Siempre lo digo; es la era de la verdadera humanidad. Y no hay marcha atrás.

(Texto Eva Huarte. Fotos sin autoría extraídas de distintas webs)

3 comentarios:

  1. El texto es largo, pero el motivo lo es más.
    Me encanta la capacidad que tienes de relacionar temas:
    Me encanta tu crítica a la actuación católica-romana: no centrarse en el tema del gasto público (que se hace para el futbol y nadie dice nada, o para la fórmula uno y tampoco) sino en el daño público (el acoso a los débiles, la culpabilización del sexo, la aniquilación de la diferencia, el "paternalismo", las "rebajas", las distintas varas de medir el pecado de los otros y los de ellos...
    Sobre todo, pero, me encanta tu conclusión: ya está bien del mundo viejo: construyamos uno mejor desde el amor, el Amor, la convivencia, el respeto, y la fiesta (pero para todos, no sólo para los "bautizados").

    ResponderEliminar
  2. Qué genial, icr, "no sólo para los "bautizados"." Ahí le has dado, la vida debe ser una fiesta para todos!! Y ya sabes que el deporte es la nueva religión y opio del pueblo, dicen que la FIFA y la UEFA tienen actualmente más poder que el Vaticano, que mueve más millones contínuamente. Pero la mayoría pagan a gusto porque les gusta. Así creo, como captas, que no deberíamos enfocar ahí la crítica, sino por la presión moral y psicológica que representa, basado, sin que parece que la mayoría se dé cuenta, en el castrante paternalismo! Y ahí no pararía de escribir...
    Claro que el texto es largo, porque el tema es largo larguísimo como una serpiente, y a medida que escribía al mismo tiempo borraba por no alargar, y al final lo dejo así porque escribiría muchas páginas más. No importa mucho si se lee o no por ser un blog, creo necesario decirlo y por supuesto desahogarme, tener mi "vacío", mi tiempo vacacional, de vacuidad, es lo mínimo que merecen, y pueden dar gracias :))
    Y gracias por tu divertido e irónico comentario, icr. Otra cosa importante que le ha faltado a la religión católica, HUMOR !! :))

    ResponderEliminar
  3. He dicho icr por costumbre, perdón, Ramón *

    ResponderEliminar