martes, 5 de abril de 2011

"Un día de mayo", en abril

(Texto y fotos; Eva Huarte)

Ayer al atardecer una marabunta de personas se encontraban desde la acera de la calle hasta el final de la Galería Valid en Barcelona, como un preludio de la celebración del "Día del libro" el próximo 23 de abril.

El motivo era la presentación del primer libro "Un día de mayo", del fotógrafo profesional Paco Elvira; bien acompañado por una magnífica exposición de 11 fotografías en color y otras 11 en blanco y negro de los años 70-80, algunas de ellas iconos irrepetibles que vale la pena contemplar y conservar como legado histórico y cultural, como la que presidía la mesa junto al principio de la cola, una procesión en El Palmar de Troya.

Hacía tiempo que no encontraba una presentación exposición tan concurrida de personas atraídas en la fotografía y la literatura, dos buenos motivos para acudir a la Galería Valid paseando entre las fotografías de Paco Elvira que hablan por sí solas, trasladándonos con toda sutileza de un lugar a otro por distintos puntos del planeta, de la misma forma y sutileza que nos traslada en su libro.

La larga cola serpenteante empezaba en la mesa puesta en un rincón de la galería Valid donde Paco Elvira firmaba libros sin parar, uno tras otro, intercambiando algunas palabras con cada persona.

Sólo durante cinco minutos dejó de firmar abandonando la mesa para subir a una escalera y agradecer la presencia de tanta concurrencia de amigos conocidos o desconocidos, y darnos un aperitivo de la novela "mezcla de realidad y el artificio" de sus propias vivencias como persona y fotógrafo profesional.

Hubo un exquisito catering por parte de Diet-In, acompañado de buenos vinos de Navarra y Delta del Ebro, intentando hacer más agradable la espera de la firma...

y contemplando algunas de las magnificas obras acompañando a la larga cola...

En vista de las horas de espera para conseguir la firma estrella, me conformé con la aproximación a la mesa donde firmaba su libro Paco Elvira, con el susto de algunas personas que pensban que abría una doble cola.

Otra magnífica fotógrafa profesional, Nati Martínez, que se hizo cargo del vídeo de presentación del libro.


Feliz con mi libro y el fotógrafo Martín Gallego a la puerta de la Galería Vàlid

Mi pequeña princesa ha empezado a leer el libro conmigo llena de curiosidad por la intriga que muestra desde el principio: "La ola golpeó a los dos hombres y los empujó al casco del pesquero." Sólo en las dos primeras páginas, Paco Elvira ya nos ha trasladado con toda suavidad de Irlanda a Suiza y a Catalunya, con una sutileza y una descripción del paisaje tan nítida sencilla y atractiva como sus fotografías. Transcribo un párrafo:

"Hacía rato que el sol había abandonado su refugio matutino tras el horizonte. El viento, que acompañó a Marc desde Tortosa hasta más allá de Tarragona, había amainado por completo y dejado el cielo de un azul intenso en el que no se divisaba ni una sola nube. Al pie de los acantilados tallados a cincel sobre los que serpenteaba la carretera, el Mediterráneo parecía una balsa de aceite teñida de azules irisados. "Necesitaremos un control mucho más riguroso sobre la inmigración. Una política para sellar nuestras fronteras que de lo contrario se convertirán en un coladero. El aumento de inmigrantes sin papeles dejará sin puestos de trabajo a nuestros conciudadanos. La mayoría del presupuesto en ayudas sociales acabarán llevándoselo ellos. La delincuencia, la droga y la prostitución alcanzarán niveles nunca vistos. Sólo hay que fijarse en lo que está pasando en países como Francia o Alemania" rugía a través de la radio del coche Valentí Blancafort.

Altés había seguido con atención la meteórica ascensión de Valentí Blancfort en el campo de la política."

Y sigue...

Me atrae este libro porque quiero saber lo que sabe y ha vivido Paco Elvira, fotógrafo profesional desde el periodismo más duro de los 70-80, porque lo toca casi todo y transcurre por distintos países entre tráfico de armas una fotografía del mayo del 68 y una Barcelona ilusionada con los preparativos olímpicos del 92...

Esta es la dedicatoria principal del libro: "Para Andrea, que nació en el año olímpico de 1992 en que transcurre Un día de mayo."

Voy a terminar de leerlo.



(Texto y fotos; Eva Huarte. Se ruega respetar autoría)

2 comentarios:

  1. Caramba Eva. Muchas gracias. Después de una introducción así hasta me entran ganas de volvérmelo a leer.Fué un placer verte "in person".

    ResponderEliminar
  2. Caramba Paco, todo un lujo y una alegría que hayas entrado en mi blog, estoy disfrutando con la lectura de tu libro, te lo aconsejo.
    Ese párrafo que he transcrito, sin tu permiso pero aquí lo pido, me ha parecido magnífico y exacto de lo que ha llegado a ser y en el momento que estamos... y como digo, las descripciones paisajísticas, magníficas!
    Gracias por tus fotos y tu libro, Paco, y espero de verdad que te lean muchas personas.

    ResponderEliminar