miércoles, 27 de abril de 2011

Renacer y atardecer entre nenúfares


Abril sigue siendo una fiesta de flor en flor como las abejas. Así como el Día del Libro coincidió con el sábado santo mi cumpleaños coincidió con el lunes de Pascua. En Catalunya se celebra "El día de la mona", emulando el renacimiento, la fuerza explosiva de la naturaleza floreciendo de nuevo; se hacen tartas de bizcocho con huevos duros y se adornan con pollitos y plumas, se hacen huevos de chocolate, y hoy día se utlizan mil formas y figuras populares como un concurso de originalidad y artesanía, todo regado con la alegría del renacer, la naturaleza de la vida.


Y tuve la alegría de estar con mi hijo y su novia amiga, la amistad ante todo, como base del verdadero amor. Me sentía feliz viéndolos enamorados y felices como la primavera misma, los tres contemplando la bonita figura de La Misericordia en su antigua ermita, que ahora es la Catedral del Maresme. Me sentía feliz comiendo en uno de mis lugares favoritos por romanticismo, con arquitectura modernista de Puig i Cadafalch, uno de mis arquitectos modernistas catalanes preferidos, que con tanta sutileza y alegría imitaban o interpretaban en sus obras la belleza de la naturaleza en primavera. Es una de las cosas que adoro de Catalunya, su arquitectura modernista, quizá porque nací en una preciosa casa modernista de azulejos como el cielo y vidrieras de colores por donde entraban irisados los rayos del sol, meciéndose en un patio rodeado de plantas y flores un atardecer de finales de abril, entre Sant Jordi y la Moreneta o Mare de Déu de Montserrat que hoy se celebra, la Virgen Negra catalana, entre el nacimiento y muerte de Shakespeare y Cervantes... y entre personas que sonríen y se besan entre libros y rosas, ¿qué más puedo pedir?


Este lunes de pascua de mona y mi aniversario de llegada a este locuelo mundo he tenido muestras de cariño alegría y amistad por todas partes, como dirían en los antiguos reportajes en revistas de sociedad; mi amiga suiza de buena mañana me llamó por teléfono, fue una sorpresa, y más amigas; mi página de Facebook se inundó de músicas flores y alegrías de parte de tantas amistades reales y virtuales que me llenaron de sorpresa y alegría. Mi hijo y su novia vinieron de Barcelona para comer brindando con buen Rioja, de donde heredamos la sangre. Siempre decimos que tenemos vino por sangre, nos divierte decirlo y pensarlo, y cuando me siento como una niña con castañuelas o literata embriagada de alegría siempre digo mi frase preferida; "A veces nos pensamos que es el vino y no es el vino, es la sangre."


Me faltaba el pastelito que por obra y gracia apareció más tarde en la puerta de casa en las mágicas manos de una vecina amiga con un "feliz cumpleaños", más sorpresa y alegría, y otra amiga... Pero no quise terminar el día sin mi habitual paseo por el bosque al atardecer hasta el jardín de otra buena amiga, para saludar el nuevo despertar de los nenúfares suaves y sutiles como la primera piel de un ángel, risueños como un recién nacido, rosas como los labios de una pequeña hada recién nacida con sus pistilos blancos y amarillos como varitas mágicas.


¿Cómo no íba a ser feliz? ¿Cómo íba a pensar en los problemas del mundo y en los míos si la naturaleza da gritos de alegría a cada instante por todas partes? Las glicinas azules blancas y lilas, nenúfares risueños, margaritas, rosas, lirios, acacias blancas, el canto de las golondrinas... Y más libros, más amigos, más amigas, más sonrisas... ¿cómo no voy a estar feliz y agradadecida a la vida? Y a mi madre que me trajo a este bello planeta, que como yo, aunque se haga viejo, seguirá siendo niña como un nenúfar. Y así seguiremos pintando la vida. Esta es nuestra cuna.
Agradecida.

(Texto y fotos; Eva Huarte. Se ruega respetar la autoría)

3 comentarios:

  1. Varias personas me han enviado correos diciendo que han intentado poner un comentario en este post y no han podido. Hemos revisado y dado un par de pinceladas al blog ver si ahora va bien.
    Gracias por avisarme y por vuestros comentarios aunque no hayan salido.

    ResponderEliminar
  2. que bien te sienta el mes de abril, guapa...

    ResponderEliminar
  3. Gracias icr!!
    El mes de abril es tan bonito que creo que le sienta bien al mundo entero, por algo será que para los antiguos celtas era el primer mes del año, se abría una nueva vida, abril, de abrir. Y creo que tiene bastante más lógica que empezar el año en pleno invierno. ¿No crees?

    Y por cierto, veo que ya funcionan los comentarios, han funcionado las nuevas pinceladas. Gracias!

    ResponderEliminar