domingo, 13 de marzo de 2011

Naufragio de la civilización* Resurgimiento de la humanidad*

(Texto y fotos; Eva Huarte)
Está escrito en las tablillas sumerias cuneiformes que cada 3.600 años (aproximadamente) un satélite con órbita de cometa se acerca a la Tierra provocando, sólo por la presión, una deceleración del eje rotatorio, alterando todo a su paso, porque todo está relacionado en el universo, y hay armonía como hay guerras. ¿Será por esto que se altera la vida en el planeta y se altera especialmente el hombre con sus guerras?


A través de estas tablillas sumerias y otros escritos, se calcula que estamos en el paso de este satélite con órbita de cometa, igual que según astrónomos e historiadores teorizan sobre si este mismo satélite debió pasar al principio de la era de la cristiandad, la famosa estrella de Belén y los reyes magos, llamados así por ser astrólogos, sabios de aquella época, sabían que empezaba una nueva era y civilización que duraría 20 siglos.


Más tarde se ha hablado del calendario Maya que termina también (haciendo el cálculo) hacia el 2012, coincidiendo de nuevo con escritos anteriores. Estamos justo en este nuevo cambio de era; de ritmo, de mentalidad, de la riqueza material pasaremos a la riqueza espiritual, el planeta se decelera provocando movimientos de tierras, aguas, volcanes... todo está escrito en las tablillas sumerias, que los traductores bíblicos nos dieron a conocer como "Diluvio Universal", la apertura de las aguas del Mar Rojo... etc.


Hace tiempo oímos y damos voces por todas partes de que este sistema no se aguanta, que está a punto de explotar. La humanidad viene sufriendo terribles desequilibrios e injusticias por locos hombres dominantes. Y aquí estamos; desastres naturales y desastres provocados por el hombre y sus vicios más allá de la necesidad, el hombre y su cerebro sus hijos robots y su loca manía de querer dominar las leyes universales.


Estaría horas hablando o escribiendo de este naufragio de la humanidad, estamos viviendo un momento más importante de lo que imaginamos. ¿En qué forma se manifestará esta vez la naturaleza y la potencia universal para hacer desaparecer esta soberbia civilización? Nadie sabe nada, de nada le sirven al hombre sus robots, ni sus políticas ni sus guerras y sus armas. Estos días ha ocurrido otro terremoto seguido de tsunami importante, y peor, fugas de radiactividad en dos centrales nucleares de Japón que han quedado, "parcialmente afectadas". Pero no quiero profundizar en estas notícias que nos siguen dando de forma manipulada para seguir teniéndonos "controlados", a pesar de lo que está ocurriendo. Sabemos que esto continuará. Estamos viviendo otro naufragio en la historia de la humanidad.


A mediodía he vuelto a pasear por la playa, ya de lejos he visto el mar de color marrón, que indica movimiento de tierras del fondo del mar, y altas olas que rompían partiendo del horizonte. Al acercarnos nos hemos quedado paradas y mojadas (con una amiga) del polvillo que escupían las altas olas que rugían como monstruos encolerizados. El paisaje era muy distinto. Y un arbolito que durante dos o tres años estaba en las rocas junto al mar creciendo casi milagrosamente y solitario contra vientos y mareas, esta vez sí, ha caído.

Durante un par de años este arbolito se ha mantenido erguido mirando el horizonte mar, esta fotografía fue la última que le hice hace un par de semanas, pero ayer se quebró sin resistir las violencia de las olas, que todos comentamos deben ser consecuencia del tsunami en Japón. Como una gota en un lago provoca ondas.


Este es el aspecto que ofrecía hoy el lugar del arbolito desde el mismo ángulo, en algún momento se podía ver el árbol caído, y junto a él, esta barca rota que debió recrear a enamorados de la mar o algunos niños.
Se me ocurre como metáfora del arca de Noé, de donde posiblemente salimos, metáfora a su vez de la Atlántida y otros desastres y naufragios en la larga historia de la humanidad.

En la parte superior de esta fotografía se puede ver tímidamente la nueva Luna, ya creciente, que siempre se dice es quien mueve las mareas. En el magnífico libro de Denis Saurat, "La Atlántida", lleno de referencias históricas y análisis que nos ayudan mucho a comprender dónde estamos, se cita a Platón como portador de grandes datos de lo que ocurrió en la llamada Atlántida, se habla de las distintas Lunas que tuvo la Tierra, del acercamiento estaticidad o alejamiento de Luna y Sol, se habla de cometas, de los gigantes anteriores a la catástrofe, y todo lo que estamos viviendo me parece consecuencia y metáfora. Cito sólo algunos párrafos:

"Que la civilización es mucho más antigua de lo que podemos afirmar; y que ha estado ligada a menudo a condiciones materiales tan simples que no han dejado rastro alguno, pues la civilización es, ante todo, espiritual.
Que muchas lunas han existido antes de la nuestra y que se aplastaron sobre la Tierra, como sucederá lo mismo con la nuestra.
Que ha habido sobre la Tierra períodos de gigantismos, vegetal, animal y humano; y que la evolución física, como la civilización, ha tenido altibajos, aunque no simultáneos, sobre toda la Tierra.
Que las leyendas sobre la Atlántida y sobre mundos humanos precedentes corresponden a realidades no completamente olvidadas.
Que en relación con las catástrofes hay toda una evolución moral de la humanidad."

Esta última frase de Denis Saurat, es lo único que de verdad nos puede compensar.

(Texto y fotos; Eva Huarte, se ruega respetar autoría)

6 comentarios:

  1. me ha gustado mucho, somos tan egocentricos que pensamos que somos el centro del universo, cuando somos una gota de agua en el universo. El planeta ha evolucionado a pesar nuestro, y seguirá cuando ya no existamos, entremos en una nueva era, espero que aprendamos de nuestros errores y nos reconciliemos con la naturaleza. Unas fotos preciosas de la mediterranea.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien documentado,es verdad somos demasiado egocentricos y lo pagamos caro. La Tierra ya nos está avisando.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carmen; dices bien, la vida en el planeta se ha hecho con y sin nosotros, el ser humano es nada, aunque ha sido el gran depredador en este último siglo, abortando los recursos naturales del planeta, minerales y petróleo, etc. Y desde la explosión nuclear en Hiroshima no ha parado; el gran champiñón nuclear como metáfora del cerebro humano, enfermo, la era nuclear, la familia nuclear, todo nuclear. La locura de las armas, del sistema sin ideología ni educación ni cultura y sobretodo, sin respeto a la vida. Incapaces de organizarnos ni de cambiar de sistema ni mentalidad, el planeta, la fuerza natural, la ley universal, nos obligará.
    Pues que se lleve lo malo y resurja lo bueno.

    ResponderEliminar
  4. realmente es así, si tiene que llevarse lo malo para volver a empezar, todo es culpa del hombre del uso y abuso de todos los recursos naturales de los que nos creemos sus dueños, sin preguntar hemos robado todo lo vellos de este planeta y para que para sentirnos dioses del Olympo. dioses con pies de barro y en barro y destrucción lo convertimos todo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Manoli; la verdad es que corté bastante texto, ya que en un blog está demostrado que es mejor una lectura de pocos minutos, y con este tema estaría horas. Pero al menos intentamos abrir conciencias, y relajarnos,sabemos que no podemos hacer mucho más que respetar la ley natural, a pesar de la pena e impotencia que nos crea ver como se destruye y destruímos el planeta.

    ResponderEliminar
  6. Es gracioso, Carmen, dices "hemos robado todo lo vellos de esta planeta", apretando la tecla "v" en lugar de la "b" que está al lado en el teclado, y pienso que es verdad, metafóricamente hablando -como tantas veces-, el vello, la superficie, las plantas, y todo vello tiene su raíz... así que no es sólo el vello y lo bello, sino la raíz del planeta, el interior que lo sujeta. Así no es de extrañar que si estamos vaciando, dejando hueco el planeta, se movilice, y como decía mi padre, "el planeta se hace viejo, como las personas, y necesita regenerarse, pero el hombre colabora a la aceleración de su destrucción."

    ResponderEliminar