lunes, 28 de febrero de 2011

*Sólo quiero la Luna*

("Només volía la Lluna"- óleo sobre tela, 1987, EvaHuarte)

No quiero más guerras, no quiero ver más televisión, no quiero más satélites artificiales, no quiero más coches ni autopistas de asfalto, no quiero ver más personas caminar por ese asfalto con un brazo doblado sujetando un aparato en el oído como si hablaran solas o con alguien que quizá está muy lejos, o quizá a pocos metros, pero quizá, ni así se entienden.

No quiero ver más imágenes sangrantes ni masas humanas gritando supervivencia y dignidad. No quiero ver ni oír a más políticos ridículos esforzándose por ponerse muy serios y rígidos para decir que "condenan los crímenes a la humanidad", y la defienden enviando bombas y ametrallando personas; a unas porque tienen la piel oscura, a otras porque son pobres, y eso está prohibido, a otros nos ametrallan con impuestos que saben ya no podemos pagar. Pero hay que ser democrático, hay que ser listo, rico, tener muchos aparatos y usar muchos gases y satélites artificiales. Seguir imaginando que iremos al espacio vestidos con una escafandra metidos en una cápsula de acero impulsada por petróleo y mirando un mundo y universo convencidos de haber sido creado por un único dios, llamado hombre.
Eso es el progreso, eso es el futuro y la futura "HUMANIDAD ". Hombre; ¿adónde vas?

No era eso lo que me enseñaron cuando era niña. Me enseñaron a respetar la vida, el planeta, la naturaleza, las personas, sobretodo a las más necesitadas. Me enseñaron a leer libros y a escribir, a dibujar, a plantar árboles, a escuchar a las personas más ancianas y sabias. A contemplar el cielo estrellado, la salida y puesta de Sol. El nacimiento de una flor, el sueño estacional y el despertar de nuevas flores y frutos. Me enseñaron la belleza de la vida del amor y de la Luna.

Así me separo del mundo por hoy, me refugio de nuevo en Charles Baudelaire y "Las bondades de la Luna":

"Tú soportarás eternamente la influencia de mi beso. Tú serás bella a mi manera. Amarás aquello que amo y aquello que me ama: el agua, las nubes, el silencio y la noche; el mar inmenso y verde; el agua informe y multiforme; el lugar donde no estarás, el amante que no conocerás; las flores monstruosas; los perfumes que hacen delirar; los gatos que se estiran sobre los pianos, y que gimen como mujeres, con una voz ronca y dulce.
Y serás amada por mis amantes, y mis cortesanos te harán la corte."


("Un instant màgic", Canet de Mar-Tiana; Eva Huarte-2003)
Hoy no quiero saber nada más. Si alguien me busca o quiere saber, que me busque el viernes al atardecer, cuando Venus indique ese fino anillo de plata a su lado anunciando una nueva Luna, y poder contemplarla pensando que todavía hay esperanzas, que aún existen los milagros, la sensatez y la bondad.

*Texto fotos y pinturas; Eva Huarte,todos los derechos reservados*

4 comentarios:

  1. Sublíme. Bellísimo. Profundo. Justo.
    Abrazo fuerte mujer!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nutabe; bellas palabras las tuyas, y ojalá tuvieran la fuerza de hacer nuestros deseos realidad.
    Abrazo compartido*

    ResponderEliminar
  3. Elegimos a la luna que ella será la única mirada a nuestra soledad de ser, ella que nos abraza en la oscuridad de nuestros pensamientos y nos da ánimos a través de su experiencia existencial. Eres inteligente y te preocupa la humanidad a donde van sus pasos que siempre detrás del destino, unas veces despiadado otras premiandonos. Y el que mira y se percata no siempre gana, pero vive intenso y no se deja engañar. Como la luna, donde colgamos el columpio de nuestros sueños desde que nacimos y la amamos, siempre en silencio porque sabemos que ella solo da.

    ResponderEliminar
  4. Elegimos la Luna, como dices, o "ella nos elige", como dice Baudelaire, pero cierto que es "el columpio donde colgamos nuestros sueños desde que nacimos" me parece una expresión preciosa, y tan cierta como el saber que "ella sólo da". Es nuestro refugio más infantil, o femenino o romántico del concepto de la vida y la felicidad. Y una alegría saber que la compartimos y nos hace feliz. Por eso siempre me pregunto "¿qué necesidad tenía el hombre de pisar la Luna?" Es así como el mundo está falto de poesía y tantas cosas más.
    Gracias por tu bonito comentario y pensamiento, Virginia, gracias por tu poesía, que no nos pisarán.
    Un abrazo*

    ResponderEliminar