lunes, 28 de febrero de 2011

*Sólo quiero la Luna*

("Només volía la Lluna"- óleo sobre tela, 1987, EvaHuarte)

No quiero más guerras, no quiero ver más televisión, no quiero más satélites artificiales, no quiero más coches ni autopistas de asfalto, no quiero ver más personas caminar por ese asfalto con un brazo doblado sujetando un aparato en el oído como si hablaran solas o con alguien que quizá está muy lejos, o quizá a pocos metros, pero quizá, ni así se entienden.

No quiero ver más imágenes sangrantes ni masas humanas gritando supervivencia y dignidad. No quiero ver ni oír a más políticos ridículos esforzándose por ponerse muy serios y rígidos para decir que "condenan los crímenes a la humanidad", y la defienden enviando bombas y ametrallando personas; a unas porque tienen la piel oscura, a otras porque son pobres, y eso está prohibido, a otros nos ametrallan con impuestos que saben ya no podemos pagar. Pero hay que ser democrático, hay que ser listo, rico, tener muchos aparatos y usar muchos gases y satélites artificiales. Seguir imaginando que iremos al espacio vestidos con una escafandra metidos en una cápsula de acero impulsada por petróleo y mirando un mundo y universo convencidos de haber sido creado por un único dios, llamado hombre.
Eso es el progreso, eso es el futuro y la futura "HUMANIDAD ". Hombre; ¿adónde vas?

No era eso lo que me enseñaron cuando era niña. Me enseñaron a respetar la vida, el planeta, la naturaleza, las personas, sobretodo a las más necesitadas. Me enseñaron a leer libros y a escribir, a dibujar, a plantar árboles, a escuchar a las personas más ancianas y sabias. A contemplar el cielo estrellado, la salida y puesta de Sol. El nacimiento de una flor, el sueño estacional y el despertar de nuevas flores y frutos. Me enseñaron la belleza de la vida del amor y de la Luna.

Así me separo del mundo por hoy, me refugio de nuevo en Charles Baudelaire y "Las bondades de la Luna":

"Tú soportarás eternamente la influencia de mi beso. Tú serás bella a mi manera. Amarás aquello que amo y aquello que me ama: el agua, las nubes, el silencio y la noche; el mar inmenso y verde; el agua informe y multiforme; el lugar donde no estarás, el amante que no conocerás; las flores monstruosas; los perfumes que hacen delirar; los gatos que se estiran sobre los pianos, y que gimen como mujeres, con una voz ronca y dulce.
Y serás amada por mis amantes, y mis cortesanos te harán la corte."


("Un instant màgic", Canet de Mar-Tiana; Eva Huarte-2003)
Hoy no quiero saber nada más. Si alguien me busca o quiere saber, que me busque el viernes al atardecer, cuando Venus indique ese fino anillo de plata a su lado anunciando una nueva Luna, y poder contemplarla pensando que todavía hay esperanzas, que aún existen los milagros, la sensatez y la bondad.

*Texto fotos y pinturas; Eva Huarte,todos los derechos reservados*

domingo, 27 de febrero de 2011

Mapas sin fronteras

(Texto y fotos Eva Huarte)
Antiguamente, cuando se marcaba un territorio, se tomaba como referencia un árbol, o una arboleda. Los antiguos exploradores distinguían o reconocían un lugar por el cambio de especies de árboles. Hasta el siglo pasado se consideraba que los árboles eran seres vivos, sagrados, imprescindibles para la supervivencia de la vida en el planeta Tierra, y los árboles, con sus enormes raíces, sujetan la tierra para que no se abra.

He procurado vivir siempre en contacto con la naturaleza, con bosques cercanos, porque necesito su silencio, su oxígeno, el canto de las aves. Necesito su belleza, abrazarlos, me siento protegida por ellos como por espíritus sagrados. Y de casi todos los lugares donde he vivido he salido con un paisaje cambiado, con ruido de máquinas olor a asfalto y construcciones creciendo como champiñones.

(Mi antigua casa en Canet de Mar, antes rodeada de bosques con serpientes aves y ardillas)

A las 7'30 de una mañana de principio de otoño en 1998, cuando vivía rodeada de bosques en Canet de Mar, desperté con un terrible ruido de máquinas y sierras eléctricas. Salí corriendo abrochándome la bata y encontré a un grupo de hombres cortando los árboles de aquel precioso bosque. Les grité como una loca preguntándoles qué estaban haciendo, que eso era un crimen! "Lo que nos mandan, señora".
Y en pocos días, aquel precioso bosque se convirtió en un cementerio de árboles. Desaparecieron ardillas, serpientes, aves, flora y fauna de aquél pequeño rincón casi paradisíaco, y en pocos meses el paisaje era una maqueta de casas idénticas, cemento y asfalto, poniendo en los jardines rocas enormes para que no se desprendiera la tierra, labor que hacían los enormes cactos y árboles.

Cada día me abrazaba al enorme pino que tenía en la entrada de mi jardín. Hace poco volví a aquel precioso lugar, y el pino de mi antiguo jardín tampoco está. Cada vez hay menos bosque, menos árboles, más carretera y asfalto y más construcciones de casas feas y ladrillo, perdiendo el encanto y personalidad aquel lugar paradisíaco.

(Rial Canalies; Arenys de Mar, árboles que han arrancado y siguen arrancando hace días)

De Canet de Mar fuí a vivir a Tiana, y allí ocurrió lo mismo. Ahora vivo en Arenys de Mar, y en una riera de la salida del pueblo, un lugar donde todavía se podía caminar respirando oxígeno con olor a pinos y eucaliptos centenarios, oyendo el agradable juego de cantos de las aves, silbando y oyendo como contestaban a mis silbidos, aquí también, han llegado los hombres con sus horribles máquinas estruendosas y destructoras.

Hace pocos días ha empezado a desaparecer también este paisaje y sólo se respira olor a tierra movida y cemento. El paseo entre frondosos árboles que me recordaba un paisaje de las novelas de Tolkien ha desaparecido, y emergen horribles edificios grises como cárceles o cementerios.

Hasta hace pocos meses esta fotografía habría sido sólo de árboles centenarios, pinos cipreses y eucaliptos.


Estos dos eucaliptos marcados con una X en rojo dicen que no los cortarán, de nada ha servido la lucha de los vecinos para que el ayuntamiento de Arenys de Mar respete los árboles que tanta vida y oxígeno dan y tanto necesitamos. Eso sí, si algún vecino deja la bolsa de basura fuera del contenedor, ponen una etiqueta en la bolsa y al parecer incluso miran dentro de la bolsa para saber a qué vecino pertenece y poder multarlo.

Estos cipreses que quedan serán arrancados también para ampliar el asfalto, y curioso, dicen los vecinos que el Ayuntamiento de Arenys de Mar está pidiendo a cada vecino 3.000 euros por las "mejoras". Y claro, han puesto en los balcones letreros de "SE VENDE".


Lo peor de todo esto, es que hace dos años, en esta riera paralela al Rial Canalíes, (fotos anteriores) cortaron miles de árboles con el mismo proyecto; ampliar la riera asfaltarla y hacerla llegar hasta la autopista. Hicieron edificios horribles de mala construcción que están vacíos, sin vender ni alquilar, excepto alguno, pusieron cientos de luces innecesarias y la calle ha quedado cortada en un pequeño camino de cabras sin llegar a la autopista ni a ningún sitio, diciendo que se había terminado el presupuesto.


Y aquí tenemos el final de este gran proyecto de hace dos o tres años, al final de estas grandes luces, por donde apenas pasan coches ni personas, sólo hay bosque. Y en lugar de continuar alargando esta vía que empezaron sin terminar hasta la autopista hace dos años, ahora van a hacer lo mismo en la riera paralela. Supongo que las fotografías hablan por sí solas y no hace falta más comentarios.

Se habló hace un par de años en los medios de comunicación de concejales de distintos ayuntamientos de esta zona y otras, algunos incluso con pena de prisión, (que al parecer no cumplieron) y en los pueblos todos hablan, pero poco o nada se puede hacer a pesar de las quejas. No hay dinero para ayuda social, todo son proyectos, nuevos presupuestos, pastel a repartir con mapas a trazar, árboles para arrancar, construcción de viviendas que no venderán ni alquilarán ni cederán a familias ni personas necesitadas, que siguen echando cada día de sus casas. Eso sí, todo en nombre del progreso y la santa democracia.

Ya decimos la mayoría que cualquier día la naturaleza impondrá su ley universal cambiando los mapas terrestres, haciendo desaparecer tantos proyectos y edificios de avaricia egoísmo y vanidad.

(Texto y fotos Eva Huarte; se ruega respetar autoría)

martes, 8 de febrero de 2011

TÍTULO DE LA PELÍCULA : "11-11-11" profecías bíblicas

(Texto y fotos E.H.S)

De la verdad y el artificio es el título de libro que escribí hace años, y me divierte vivir en este título y entre estos dos mundos que son los que realmente vivimos, o creo que vivimos desde que apenass empecé a tener uso de razón, sin pensar si la tengo o la humanidad nunca la ha tenido. Hablando de la locura de este mundo con una amiga, una mañana relajada y soleada de domingo, llegamos a la conclusión de que la locura está en no distinguir entre la realidad y el artificio. y en este punto estamos hace tiempo, creo. Quizá desde la invención de la película de los hermanos Lumiére el mundo empezó a pensar en bipolaridad, en dos mundos distintos, o vías paralelas, soñando con el cine como una realidad y teniendo la realidad como artificio o pesadilla. Aunque quizá la literatura significó lo mismo en los primeros tiempos, como sucede con la Biblia de hace 20 siglos... y quizá en toda la literatura, teatro pintura y el arte en sí mismo. Quizá la vida son dos vías paralelas...


Hace unos días, paseando como siempre junto al mar, ví que en una de tantas casas coloniales neo clásicas estaban rodando una película: Entre las columnas jónicas del porche aparecía un chico muy atractivo en silla de ruedas. Otro chico, atractivo también, se acercaba al porche caminando con abrigo gris y cargado con una maleta, parecían discutir a distancia. A la voz de "corten", relajados todos los del equipo del rodaje, pregunté a un chico de efectos especiales de qué trataba el guión y la película: "11-11-11, basado en las profecías bíblicas", me dijo. Y en aquel momento no recordé de qué profecías se podía tratar, pero supuse que las de siempre; mareas rojas, tierras que se abren, espíritus maléficos y amenazas, vaya, catástrofes y terror, como siempre.


Al llegar a casa consulté libros e internet, nada especial, en cada lugar decía una cosa distinta; hay doce puertas en el cielo y se abrirá la onceava, otros dicen que hay once, Roma desaparecerá en una hora por las llamas. Israel se hundirá con todos los falsos profetas... aparecerá la gran bestia, unos lo desean, a otros les da pánico... Y de eso se vive, como en las películas de Hitchcock. ¿Qué será verdad o qué será mentira? El caso es impresionar y tener al personal distraído de la realidad y confundirlo. Quizá el director y guinoista, Darren Lynn Bousman haga terapia de este mundo y se divierta con terrores inventados basados en la Biblia.


(Timothy Gibbs, el actor principal de la peli en un momento de descanso)

El guión es muy sencillo; un famosos escritor de E.U. decide ir a Barcelona tras la muerte de su mujer y su hijo. Al llegar a Barcelona para ver a su hermano, y a su padre que está muriendo, empieza a ver el número once por todas partes (no dice si compra un número de los ciegos de la ONCE) y empiezan a suceder cosas extrañas. Se le ocurre que un día once, 11, tal como dice la Biblia (creo que según San Mateo) la onceava puerta del cielo se abrirá y llegará un espíritu para comunicarse con los humanos...


(Justo frente a la casa y jardín donde se rodaba la escena del chico en silla de ruedas hay esta señal, y al lado parece una patera olvidada. Tan simbólico todo...)

Hoy es viernes 11-02-2011, una fecha más señalada si cabe; tras casi 20 días de revolución del pueblo egipcio, su dictador Mubarak decide irse a un balneario dejando al pueblo y gobierno en manos del ejército. No dicen si sólo se ha ido de fin de semana y volverá, pero de momento millones de personas lo celebran como si realmente se hubiera abierto una puerta del cielo, y llegara la libertad para gran parte de la humanidad. Hoy sí ha sido fecha clave.



La humanidad parece naufragar de hace tiempo y eso lo ven hasta las criaturas. El terror está en la realidad; un sistema mundial material basado en una falsa moral que enriquece a los amorales y destruye a los más humildes y dignos. Un sistema de artificio basado sólo en el consumo para mantener satélites artificiales en el espacio que cuestan millones y millones cada minuto mientras miles de personas cada día mueren por falta de alimentos, de medicamentos que en otra parte del mundo tiramos, falta de refugio o vivienda digna, de trabajo, de creatividad y cultura... parece que sólo funciona el artificio, el cine, la televisión, la prensa diaria, lo terrorífico, y ahora internet, que parece ser la prensa privada de cada persona usuaria en cualquier punto del planeta para seguir manteniendo esos satélites que nos roban y contaminan el espacio, y tan caros...


Nosotros mismos, el hombre y sus robots, nos estamos aislando y tememos estar solos perdidos en el espacio, y lanzamos ritos, quejas, cantos, llantos, profecías, para que algo o alguien especial o espacial aterrice y nos de alguna clave de felicidad y libertad. Tan fácil como una película de niños sin efectos especiales.

A mí me gusta el número once, su dígito es el dos, y en las cartas del tarot lo representa la gran Sacerdotisa.

Sigo diciendo que llevamos demasiados siglos de dioses sin diosas, y están todos locos, quizá sea este el cambio, que el hombre recupere el sentido común y empiece de nuevo a reconocer y respetar a la gran Diosa de las primeras culturas, la única puerta que siempre se abre... pero de seguir así, quizá no se abra más o se abra del todo y se lo trague, si tanto le gusta el terror. ¿No tiene bastante con lo que está pasando?


(De cuando el cine daba sus primeros pasos con los hermanos Lumière y era realidad, "salida de obreros" de la fábrica, la mayoría mujeres... luego hablan de incorporación de la mujer al mundo laboral)

Me han dicho también que la peli 11-11-11 se estrenará el 11-11-11, y les digo que quizá adelanten la fecha de estreno, no sea que se cumplan sus terribles profecías y no podamos verla. Verdad por verdad, mentira por mentira, ¿tanto cuesta hacer una buena película de humor?

(Texto y fotos, Eva Huarte. Se ruega respetar autoría)