sábado, 23 de octubre de 2010

Luna llena de Octubre


Dicen que la Luna de Octubre es la única que se puede mirar a la cara.
Dicen que la Luna de Octubre es la más blanca.
Dicen que las más antiguas civilizaciones consideraban que esta época, llamada el Samhain (nuestro otoño) era la más poderosa y mística, cuando el día y la noche tienen las mismas horas, y entre la luz y la sombra apenas hay un fino velo de separación. Para los antiguos celtas era el fin del año, como abril era el principio.
Eran las dos fiestas consideradas más poderosas, los dos portales del tiempo y espacio sagrados, cuando podían acontecer las cosas más buenas o malas, pero marcando siempre un final, y así un nuevo ciclo.

Era el momento de preparar un caldero, símbolo del vientre de la Tierra, con la comunidad a su alredor y ante el fuego y agradeciendo los alimentos de la buena cosecha, preparándose así para el frío del invierno.
Era el momento también de conectar con el espíritu de los difuntos poniendo sobre la mesa un plato de más.
Se celebraba el pasado, lo vivido, el trabajo finalizado, y se recordaba a las personas ausentes explicando momentos de su vida con cantos a diosas dioses y espíritus, intentando así purificar su recuerdo y sus almas.


Y era la Luna llena el momento sagrado del ritual. Lo antiguo, lo muerto, quedaba en la oscuridad, y en el caldero, como símbolo de regeneración, con la Luna más blanca del año, la única Luna que se podía mirar a la cara, entraba lo nuevo, ya que toda luz nace de la oscuridad, como el diamante del carbón y la sabiduría de la ignorancia.

Esta tarde he entrado en unas de esas tiendas de "todo a un euro" para comprar preparativos para vestir la casa, y creía que habían cambiado la tienda; todo disfraces de brujas y calabazas de plástico con velas o bombillas. He sonreído pensando si todas aquellas familias y sus criaturas, incluso las dependientas de la tienda, conocerían el verdadero simbolismo de la calabaza; el caldero, la tierra, sus frutos, su pasado, sus difuntos, sus espíritus. Fueron los europeos que llevaron a las américas la costumbre del Samhain, conocida entonces como la fiesta de "All Hallow's Eve", degenerando hasta el actual "haloween" de vuelta de América.
Mientras la mayoría cree que es una fiesta cristiana que los americanos han hecho consumista.


He contemplado la salida de esta preciosa Luna blanca de octubre desde el jardín de mi amiga Margaret, junto al ciprés y al olivo, sobre la balsa de nenúfares, he recordado las viejas costumbres, he sonreído, he danzado, y he dado las gracias*


(Fotos: E.H.)

4 comentarios:

  1. es precioso todo lo que has escrito
    sobre la luna de octubre,me he emoconado, y que razón tienes en todo, enhorabuena !me considero una previlegiada por tener una amiga cómo tu, inteligente, romántica, y que sabe escribir tan bién, cómo siempre te digo estás desaprovechada y no saben lo que se pierden!!!
    un besote

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maria, me has hecho reír, te has comido la "i" y en lugar de emocionado ha salido "emoconado", pero ya es eso, cuando una persona se emociona le sale agüilla por la nariz... aunque espero que tu emoción no haya llegado a tanto.
    Y mira, sólo que emocione a una persona o simplemente sienta placer leyendo o le divierta o le haga sonreír ya vale la pena escribir estas cositas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. a mi tambien me gusta leer lo que escribes. Toda tu me gustas, me siento bien cuando leo tus pensamientos y descifro tus sentimientos observando tu mirada particular de la vida...tus fotografias preciosas...gracias cariño..por cierto, soy Sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, ANIMA MOTRIX, no sabía que eres Sol* Y sigo diciendo que haces honor a tu nombre* Me alegra verte por aquí. Gracias, preciosa*

      Eliminar