miércoles, 8 de septiembre de 2010

"La visión del mundo a través de los ojos de Dios"


Hoy he vuelto a la playa casi desierta, rugía el mismo fuerte viento de ayer y las olas se alzaban encrespadas como crines blancas intentando llegar aún más cerca de la tierra, el cielo era un cristal azul transparente tras las lluvias nocturnas, y el Sol caía sobre el mar como una lluvia de diamantes sobre un espejo.
He vuellto a sonreír como una niña enamorada caminando por la orilla, jugando con las olas, contemplando esa lluvia de diamantes sobre el mar, y sin poder evitarlo, he vuelto a recordar las palabras de Isak Dinesen;
"la visión del mundo a través de los ojos de Dios".


(Isak Dinesen)

Ayer, 7 de Septiembre, fue el aniversario de la muerte de una de las mujeres y escritoras que más amo y admiro; Isak Dinesen, su nombre completo de nacimiento era el de Karen Christence Dinesen, hija del militar Whilhelm Dinesen, quien se dirigía a su hija preferida con nombres y diminutivos como Isak, Karen, Tane...
Algunos dicen que Isak Dinesen es pseudónimo de Karen Blixen, otros que Karen Blixen es pseudónimo de Isak Dinesen. Ninguno de los dos nombres es pseudónimo (aunque utilizó otros).
En los países escandinavos la mujer pierde el apellido paterno al contraer matrimonio, así, al casarse con su primo segundo Bror von Blixen, pasó a llamarse oficialmente Karen von Blixen, y así firmó algunas de sus obras. Pero es especialmente conocida literalmente con el nombre de Isak Dinesen, como firmó sus primeros relatos y la mayoría de sus obras literarias.

Así la conocí, como Isak Dinesen, a través de la biógrafa Judith Thurman (The life of storyteller) traducida al castellano y editada por Planeta en 1986; "Isak Dinesen, Vida de una escritora", antes de que nos llegara la película "Memorias de África", basada en sus obras "Out of África", Lejos de África, y Cartas desde África, así como en la biografía de Thurman, quien asistió al rodaje la película para que la historia fuese fidedigna, pero hay que decir que la película, aparte de su belleza y el buen trabajo de sus protagonistas (Meryl Streep y Robert Redford) tiene graves errores tanto literarios y biográficos como de puesta en escena, una de ellas en que Bror entra en casa de Karen para decirle que su amado Denys ha muerto, cuando en su libro indica que fue la esposa del embajador quien le dió la triste noticia cuando estaba en el pueblo. A Karen, esa alteración de la realidad no le habría gustado.

Pero no quiero señalar los errores de la película, hoy quiero recordar a Isak Dinesen como la mujer especialmente sensible y libre, independiente, culta, inteligente, irónica y divertida, con una gran fuerza de carácter y voluntad para sortear todos los obstáculos que le mostró la vida; desde la muerte de su padre por suicidio, siendo ella una niña, hasta "el fiera" de su marido o las fieras de África, luchando también casi toda su vida contra varias dolencias físicas abdominales, que atribuían a la sífilis que le contagió su marido mujeriego y vividor. Aunque mi teoría (y últimamente empieza a barajarse) es que Isak Dinesen debió heredar la enfermedad de su padre, quien se suicidió por no soportar las consecuencias de la sífilis que padeció durante muchos años. Quizá todo contribuyó a que Isak Dinesen sufriera la enfermedad, y aunque la superó, no pudo tener hijos, lo que contribuyó a fuertes depresiones y esos dolores físicos. De ahí su extrema delgadez y carácter cambiante, pero siempre creativa y fiel a sí misma: "Todo se cura con sal, con sudor, con lágrimas o con el mar".

(Hoy a mediodía)

Igual que hacía Isak Dinesen, he querido reservar para el final lo más importante en su vida junto con la literatura; su gran amor con Denys Finch-Hatton, sus días y noches en África que tan bellamente nos relató, sus conversaciones, complicidades, sensibilidades, intuiciones, aventuras, su cultura y refinamiento espiritual y de costumbres, y aquél primer vuelo en su avioneta sobre el paisaje de África.

Antes, cada vez que contemplaba una puesta de Sol o un paisaje de mar al amanecer pensaba; "Es como un milagro, eso es dios". Desde que conocí a Isak Dinesen y sus más bellas descripciones de la belleza de África, cada vez que miro una puesta de Sol, una avioneta volando sobre el mar, o un paisaje desierto con todos los colores del Universo pienso en ella, sonrío y repito sus palabras; "La visión del mundo a través de los ojos de Dios".

Hoy he vuelto a recordarla.

(Fotos color y texto: Eva Huarte)

2 comentarios:

  1. Vaig conèixer l'obra d'Isak Dinesen gràcies a la Victòria Cirlot, precisament Li vaig dir que em digués tres autores imprescindibles de conèixer i una era ella. Vaig descobrir un món! I justament avui fa dos anys que vas escriure tan boniques paraules... Avui, quin dia, avui! De vegades sembla que els camins s'entrellacin per fer-se més plens. Gràcies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quina preciositat el teu nom, "Amant de les ombres que es dibuixen a les parets quan es fa fosc": Amante de las sombras que se dibujan en las paredes cuando oscurece... És un poema!! I també sóc amant d'aquestes ombres.

      I és cert, fa dos anys vaig escriure aquest post! Pensava que era de l'any passat... corre el temps... Com deie en Dalí; "Todo lo que es importante, coincide!!"

      I més cert, té raó Victòria Cirlot, Isak Dinesen és una de les escriptores imprescindibles. Per a mi ho és, com ho és també Victòria Cirlot, magnífica traductora de Hildegard Von Bingen... i tantes obres, especialista en literatura Medieval... Un dia haurem de parlar de Victòria Cirlot...

      Gràcies pel teu comentari, nom d'"Amant..." :))

      Eliminar