sábado, 21 de agosto de 2010

No me pisarán la Luna*

(Luna llena de Abril-2010)

Hace días, durante todo el verano, que me miro cada mañana en el espejo descubriendo alguna arruga de más, o las recientes arrugas aparecidas un poco más pronunciadas, marcando un rictus facial de un principio de amargura. ¿Será? Ya no me importa tanto, sigo siendo una antigüedad como se consideraba antiguamente a los objetos de más de cincuenta años, y ahora, con la crisis y los humos de "a ver quién es más y sabe más", las antigüedades no se consideran tales si no tienen más de cien años. Así que ya no sé a qué ramo pertenezco, ni qué soy, ni a dónde voy, pero sigo sabiendo de dónde vengo.

Hace años, muchos años, descubrí que lo que querían los locos vampiros que dominan y amargan la vida a la humanidad, pretenden, y desean fervientemente, amargar la vida a sus "víctimas", eso necesitan y eso les satisface. Y desde que lo supe y descubrí hace muchos, muchos años, me dije a mí misma que nada ni nadie me amargaría la vida.

Pero hoy es uno de esos días en que tengo la sensación de que los vampiros se están cobrando una nueva víctima; yo misma. Una amiga me ha hecho fotos mientras comíamos y me dice, "No sé cómo te lo haces, pero en las fotos no se te ven arrugas". No voy a cambiar de amiga, que todos/as estamos en crisis de todo, pero sí he mirado el horizonte para ver si ya lucía esta Luna creciente de Agosto y mirarme en ella y su sonrisa, pensando, ¡qué ironía! lo que anoche escuché en las noticias de televisión y leí en algunos diarios; que la Luna, a la que los señores científicos y antiguamente "eclesiásticos" consideraban un satélite muerto, resulta que no lo es, pero no lo dicen para favorecerla, no, lo dicen porque otros científicos modernos han descubierto que la Luna se aleja y se hace vieja, han descubierto con sus grandes satélites que le salen arrugas... "pero también significa que está viva"...
dicen.

Frágil y detestable diagnóstico científico sin saber de parte de qué señores científicos nos llega. Pero esa fue anoche la gran noticia. Y sigo rumiando si son ellos, los científicos físicos y demás familia, la muestra de la presumible inteligencia superior de la que tanto alardean. Sigo pensando que mi querida Luna es bella por sí misma, sabe lo que los científicos humanos no sabrán jamás, ha estado siempre viva, de lo contrario, ni la Tierra se llamaría Tierra ni esos portentosos y ridículos vanidosos científicos ni ningún ser humano existiríamos, si no fuera por ella, la Luna.



(Luna creciente de Agosto-2010)

El caso es seguir burlándose de la Luna como si fuera algo inferior al Sol, a la vida en sí, y sobretodo, inferior al hombre. Antes, hasta pocos siglos, decían que "la mujer no tiene Alma", igual decían que "la Luna no tiene vida".
Y así deduzco, como siempre, que el hombre, el hombre que domina o intenta dominar, sigue haciéndolo intentando humillar, inventando un ser inferior para favorecerse a sí mismo. Mal asunto cuando intentas sobresaltar humillando a alguien distinto. La Luna inferior del Sol, la mujer del hombre. Siempre metáfora. Ahora se le reconoce a la Luna "cierta vida", pero "con arrugas", vaya, y encima esta Luna se está alejando de la Tierra, siguen diciendo. No me extraña, con esta clase de humanidad que aún es incapaz de entender ni valorar el principio de la vida en el planeta, no me extraña que la Luna se vaya alejando. "No os lo merecéis", se dirá ella. Diria yo.

Y así las mujeres cada vez nos alejamos más de la vida y de los hombres también, van creando y vamos creando mundos aparte. Quizá también alejándonos de nosotras mismas.
Pero la Luna ha sido y será siempre mujer, es el satélite que mueve las mareas y las algas crecen buscando su luz. Este es el principio de la vida en nuestro planeta, nuestro más remoto ADN, y basándonos en antiguos términos filosóficos, ya nos habló el griego Platón de distintas Lunas dadoras de vida, como el Sol.

Pero parece que al hombre de "gran iteligencia" de hoy le puede la necesidad de demostrar que no necesita a la Luna como representante de feminidad y vida. Así intenta demostrar en algunos laboratorios que no necesita la matriz, no necesita a la mujer, él solito se las puede arreglar. Poco o nada piensa ya el hombre científico que en antiguas civilizaciones árabes, y aún hoy, en la cultura germánica y otras, se llama a la Luna en término masculino, reconociendo su existencia y necesidad de ser. En el desierto porque ilumina para poder luchar durante la noche sin el astío del Sol. En Alemania y otros países para poder sembrar por la usencia del Sol, y así en tantas culturas a través de los tiempos. La Luna es una realidad como la tierra y el Sol.



Y siguen los grandes hombres científicos de hoy día queriendo pisar la Luna, queriendo demostrar que están por encima de ella, y así por encima de nosotras, las mujeres, las matrices regeneradoras y productoras de vida.
Ahora tenemos arrugas, vaya, tenemos un problema, señoras, ¿será por eso que ya no nos quieren? ¿Será por eso que seguirán diciendo que la Luna no sirve para nada? Aunque bien siguen necesitando pisarla. Eso sí, como si fuera un balón reproductor.

Pero a mí, como romántica y fémina que soy, como a tantas mujeres y hombres visceralmente sensibles, como a tantos locos poetas y poetisas, no me pisarán la Luna. Porque la Luna, con todas sus arrugas, con todos sus supuestos pisotones del hombre, soy yo, y somos todas y todos. La Luna es vida.



Así que en esta Luna de Agosto, seguiré contemplando mi Luna, nuestra Luna, pura, bella, con y sin arrugas, cerca o distante, cansada, ofendida, sabia, risueña, divertida, llena, llena de ¡¡vida!!

Señores ilusos científicos, por mucho que enloquezcan ustedes y les pese a ustedes, la Luna es y seguirá siendo mujer, lleva siglos dando vida a este viejo planeta, eso que ustedes quizá ya no saben dar ni saben cuánto tiempo podrán ver. Ella seguirá.
Y disculpen que no les de en este momento más explicaciones filosóficas ni científicas, voy a la playa a bailar con mis amigas a la luz de la Luna. A bailar y reír con todas mis arrugas en esta preciosa Luna de Agosto, que ustedes, locos inútiles sin sentido de la belleza ni de la poesía, no saben valorar ni contemplar.

Pero no me la pisarán ustedes, señores, no me pisarán mi Luna, con todas sus arrugas.
(Fotos Eva Huarte-Abril-Agosto-2010-Arenys de Mar)

viernes, 20 de agosto de 2010

En el vientre de la ballena



Son los días y noches más apasionantes y apasionados/as del año. Dice mi virtual-real amiga Isabel Nuñez en su blog que soy "espíritu libre y fogoso", será por eso, ante mi risa y mi sorpresa, que siento tan mías estas noches y estos días de Agosto. Pero desde niña adoro los días de Agosto, los últimos soplos fogosos de Agosto, y la Luna llena de Agosto. El cuerpo me hierve, la sangre me hierve, mi espíritu, como la "Mare de Déu d'Agost", se eleva, las sandías maduran excesivamente, como los tomates y otras frutas y hierbas rojas como la sangre, sudan de agotamiento y placer.
La naturaleza rasga cruje y se supera. Los habitantes de la Tierra procuran aprovechar sus frutos, alimentarse, enriquecerse, y ahora, en plena barbarie del siglo XXI, especulan, conspiran... corrompen el fruto, la pesca...

Esta es la vida de la mar, el 83% del planeta Tierra es agua, como nuestro cuerpo. En ese 83% de aguas saladas seres como cachalotes y ballenas, los más grandes animales del planeta Tierra, luchan por sobrevivir a la masacre del hombre, a la tecnología del hombre, como sardinas, boquerones, y como esos hombres y mujeres de la mar que luchan por sobrevivir, que pescan para sobrevivir a esta extraña humanidad, esa extraña "civilización materializada, tecnificada".

He vuelto a comer con esos hombres y mujeres que intentan continuar viviendo y sobreviviendo de la mar. Dicen, día tras día, que la Generalitat y el Gobierno central desde Madrid, con su Ministerio de Agricultura Ramaderia y Pesca, les hacen la vida imposible, que intentan aniquilar su mundo, su medio de supervivencia, y así, la vida en el 83% del planeta, la mar. Así su vida, y nuestra vida.

Mientras comía los escuchaba, hablábamos y leía al tiempo el artículo de Xavier Bru de Sala en La Vanguardia, diciendo que se meten con la pesca libre de caña, de aficionado, y se promociona la caza furtiva, el tiro de escopeta. Dice el artículo cosas que no repetiré, unas acertadas y otras disparatadas, pero no habla del gran problema de la pesca y de la mar. Al tiempo tengo a mi lado a esos hombres y mujeres de la mar que sufren día y noche las imposiciones políticas del Gobierno Central, que les obligan a tener aparatos y radares para ser controlados, ¡¡desde Madrid!! y saber en qué punto del Mediterráneo están, qué clase de pesca llevan, cuánta, qué medida... como si fueran delincuentes... y la Generalitat no hace nada, calla y conssiente. Y la Diosa de todas los mares, la ballena, se muere, se extingue, "legalmente", sólo quedan 12.000 ejemplares en el planeta. y no quedan sardinas ni boquerones, y ahora el atún es el rey y se come boquerones y sardinas, peces pequeños. Cada día hay menos pesca, y el gobierno central se come a los pescadores, quiere anularlos, extinguirlos, como a las ballenas, como la vida en el planeta. Esta es la realidad. Y a mí me entristece enormemente.

Dicen mis sabios pescadores que cada mañana cuando llegan a puerto, aquí en la costa maresmenca, que cada día hay un grupo más extenso de negros africanos que intentan robar la pesca de las barcas de cada noche cuando llegan... y el Gobierno Central y la Generalitat no hace nada, ya les va bien, colaboran para aniquilar esa pesca ancestral de siglos y siglos, generaciones y generaciones trabajando y luchando en la mar. Pero eso, dice mi sabia amiga casada con uno de los pescadores, "eso, no sale en los diarios ni en las noticias." Silencio, no importa, que se extingan, como las ballenas, como la vida en el planeta.
¿Qué comeremos? ¿Qué comeran?



Y yo siento la tristeza de niña cuando pasaba horas y horas a pleno Sol o bajo las estrellas y la Luna llena escuchando a mis sabios pescadores, recogiendo sus redes, tejiendo sus redes... hombres... mujeres... Humanidad. y esos hombres "de poder" ¿dónde vais?
Dejad libres las redes y dejad libre la mar y a sus hombres y mujeres. Dejad libres a estos seres humanos que no hacen más que amar y respetar la mar, y traen parte de sus frutos para que vosotros, -hombres poderosos de oficina y despacho-, podáis imponer vuestras leyes comiendo una buena langosta, o un buen salmonete... Pero estáis acabando con la única ley sagrada que no respetáis, la vida, la mar. Os estáis matando a vosotros mismos, estáis matando el fruto animal, vegetal, y a la humanidad.

Parece que sólo les precoupa prohibir fumar, prohibir pescar, prohibir, imponer sus humos, sus radares y satélites para controlar a la gente de la mar... "Quo vadis humanidad"
Políticos y reyes, obispos y papas de Roma, "¿Quo vadis?" ¿Dónde vais hablando de moral? Sacralizáis lo criminal y criminalizáis lo más sagrado, la vida, la humanidad, la mar. Viajad viajad, hombres de túnica púrpura y oro, viajad a Marte y a dónde queráis, dejad libres las aguas y la humanidad. Por lo que os va.



Estas son ahora mis noches y Lunas de Agosto peinando cabellos de plata, estas son mis noches de gran intensidad por vivir y sobrevivir, y esta mi gran tristeza por mis amigos y amigas de la mar.
Siempre les digo a mis amigos pescadores que me lleven con ellos en su barca una noche, y me dejen caer en alta mar, para revivir mi sueño y mi vida en el vientre de una ballena. Me parece una vida mucho más digna que esta civilización que insiste en llamarse humanidad.
Ayer, al atardecer, me bañé en estas aguas mediterráneas, en estas aguas donde sé lo que pasa en alta mar, mirando al horizonte. Me bañé ante los últimos rayos anaranjados del Sol de Agosto, bajo una Luna creciente y una fina lluvia que parecía de diamantes. Y al otro lado, el arco iris, todo me sonreía y yo sonreía ante la inmensidad de la belleza de la vida. Y, pase lo que pase, esto, no me lo quitará nadie.

domingo, 15 de agosto de 2010

* Asunción Antiprotónica *



*Assumpta Corpuscularia Lapislazulina-Salvador Dalí*

Y por obra y gracia la Virgen ascendió al cielo convirtiéndose en Madre de Dios. Algo así me enseñaron en el colegio, Catecismo y Misal en mano, entre inciensos, cantos, velos blancos y largas túnicas azules, viendo como mi madre, representada por una escultura de buen arte español, subía al cielo acompañada de angelitos regordetes llamados querubines, palabra que en hebreo significa buey, según nos traduce Voltaire en su Diccionario filosófico. No imagino a mi madre ascendiendo a los cielos acompañada de dos bueyes, aunque sí la imaginaba etérea y azul como sus ojos ascendiendo mientras sus hijas niñas la contemplábamos tal como nos decían las monjas; la Virgen y Madre de Dios es nuestra Madre también, de todos.

Al pasar los años fuí leyendo y estudiando cuál sería aquel extraño significado de virgen madre de todas las madres, de Dios, de... Al fin encontré el significado cultural; el mes de Agosto madura la fruta hasta sangrarla, todo llega al extremo de su madurez, salen insectos por todas partes que devoran tomates, sandías, granadas... frutos rojos siempre, la madurez llega al estallido y a partir de entonces la naturaleza se regenera. Los cuerpos se regeneran, la sangre se regenera. La representante de la vida y de la sangre es la mujer. Eso no se puede negar.

Y cada 15 de Agosto me enamoro de mi Madre de Dios y de todos y especialmente mía, y la celebro con protones por partida doble, o triple protónica; por María y Asunción, por mujer y madre que soy. Y cada 15 de Agosto me enamoro de "La Asunción Antiprotónica" que creó Dalí devorando el mensaje de la fuerza de la sangre:
"La Asunción es el punto culminante de la voluntad nietzscheana de dominio femenino , ¡la supermujer que asciende al cielo por su fuerza viril de sus propios antiprotones." Según nos explica en su "Diario de un genio"
El 7
"Gala es aún más hermosa"

Y yo hago una reverencia a la Asunción de Dalí y de Gala y al cielo azul de Agosto y a la vida que aún me permite abrir y cerrar los ojos para contemplar sus maravillas y la Assumpta Corpuscularia Lapislazulina de Dalí*
Y doy las gracias*