domingo, 25 de julio de 2010

*La ruta de las Estrellas*

La vida es magia y mágica es la vida. Aquí no importa el artificio, al final del camino, al fondo de todas las cosas, encuentras magia, algo misterioso e incomprensible, algo sencillo o absurdo, algo sublime, algo terrenal y universal. Algo que te hace continuar. Y eso es magia, es la ruta de la vida, guiada por "La ruta de las Estrellas". Así te encuentras a tí mismo. Como decía Carl Sagan; "Porque Somos polvo de estrellas".

Esta es la celebración de este caluroso Domingo; el Día de Santiago, nombre cristianizado de "Sant--Yago", que en hebreo es Jaco, o Jack, y Jack era el canto que los sabios iniciados místicos y peregrinos de "El camino de Eleusis" en Grecia, cantaban camino hacia el templo de Eleusis, dedicado a la Diosa Démeter", Diosa de todas las cosechas y renacimiento de vida muerte y plenitud. El máximo cenit Solar en equilibrio con el máximo cenit Lunar. Así, al llegar al final del Camino de Santiago, en estos días y noches, al llegar al mar, y no a la Catedral de Santiago cristianizada, observas la mayor lluvia de estrellas, coincidiendo todas las luces al ponerse el Sol, con la Luna y el final de la Vía Láctea, que termina en la constelación del Lobo, antiguamente "Lug", Loba, de ahí el nombre de Lugo cristianizado y masculinizado. Aunque es lo de menos.
En ese punto coincide lo que los primeros exploradores y peregrinos venidos de Grecia y quizá aún anteriormente desde Mesopotamia, seguidos por los cristianos de Roma siglos más tarde, bautizaran a ese punto el "Finish Terrae", el fín de la Tierra, cuando aún se consideraba que la Tierra era plana. Y como final, el mar... La próxima aventura sería cruzar el mar, con el miedo al más allá.
Ahí los cristianos empezaron a escribir la inventada historia del apóstol Sant Yago...
Todo es magia, pero hay historias que no son mágicas, o quizá sí, pero sobretodo son cómicas: Según testamentos bíblicos escritos por apóstoles del siglo cero o siglo uno, en tiempos de Cristo, cuando murió el apóstol Santiago lo llevaron en una barca hasta el Finish Terrae, gran viaje en aquellos tiempos; allí le dieron sepultura junto a otros dos apóstoles, (no dice si íban en la misma barca). Y qué curioso, diez siglos más tarde, un peregrino ve una luz en el Finish Terrae, se acerca y descubre nada más y nada menos que una tumba, descubriendo y reconociendo con toda su maravilla encanto y resplandor que pertenece al cuerpo y rostro del antiguo apóstol Santiago. "¡Milagro! Está vivo!" Cantó el afortunado peregrino.
Para mí, la risa es magia también, es curativa. De ahí que a partir de entonces el apóstol Santiago montado en su caballo blanco (¿de dónde lo sacó?) ganara cientos de batallas durante siglos, incluso más allá de los mares, cortando cabezas por "el nuevo mundo", llamado más tarde Sudamérica. Trayendo también el oro de los indígenas hacia la península Ibérica o Hispana... Santiago y sus santos luchadores seguidores hicieron todo eso por milagro... La imaginación al poder.
Este es el gran día de la Fiesta de la Hispanidad, el Gran Patrón de España.
Y es que España es diferente, tiene su encanto y magia, sea cómica o dramática.
Y hoy es un día distinto, es un día mágico, que siempre me inspira para explicar de nuevo esta historia de mil maneras distintas, casi como la Biblia. Y es que hay que poner encanto y risa a la vida, hay que poner magia.
Yo me quedo también con mi imaginitvo lado romántico y sensible, humano; imaginando a hombres mujeres y niños saliendo de sus tierras, quizá de Mesopotamia, y otros, por otras rutas geográficas, intentando seguir la única luz que había en el solsticio, la Vía Láctea, la Ruta de las estrellas, aprovechando así las máximas horas de luz, hasta llegar realmente al punto de Cruz, a la constelación del Lobo, de la Cruz del Sur o Cruz de Santiago... al final de la tierra y la Vía Láctea.
¿Cuánto tiempo tardaban?
Esta ruta ha dado y da no sólo mucha imaginación sino también mucha literatura.
Seguiremos así imaginando historias maravillosas siguiendo la ruta de las estrellas, nuestra Vía Láctea. Y cantando Jack como los antiguos iniciados en Eulesis y la Diosa Démeter, seguiremos cantando esta palabra mágica que significa "Luz", la luz de la sabiduría, de la vida, de la ruta de la vida guiados por las estrellas*
Esta es la magia*

(Eva Huarte)

5 comentarios:

  1. Preciosa historia, llena de luz y de sabiduria donde se funden tradición , mágia y el encanto de tus historias siempre sorprendentes.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonita historia, Eva! Tú tejes entre las estrellas, yo sólo los hilos. Bellísimas palabras para un día tan especial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas palabras las tuyas también, "tejedora" Francisca. Gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me ha encantado. Todas las historia y leyendas tienen una razón de ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, Santiago, gracias, ya ves el origen de tu nombre y la magnífica historia que lo envuelve, tanto la real como la inventada, con todo su surrealismo. ¡Felicidades!

      Eliminar