domingo, 25 de julio de 2010

*La ruta de las Estrellas*

La vida es magia y mágica es la vida. Aquí no importa el artificio, al final del camino, al fondo de todas las cosas, encuentras magia, algo misterioso e incomprensible, algo sencillo o absurdo, algo sublime, algo terrenal y universal. Algo que te hace continuar. Y eso es magia, es la ruta de la vida, guiada por "La ruta de las Estrellas". Así te encuentras a tí mismo. Como decía Carl Sagan; "Porque Somos polvo de estrellas".

Esta es la celebración de este caluroso Domingo; el Día de Santiago, nombre cristianizado de "Sant--Yago", que en hebreo es Jaco, o Jack, y Jack era el canto que los sabios iniciados místicos y peregrinos de "El camino de Eleusis" en Grecia, cantaban camino hacia el templo de Eleusis, dedicado a la Diosa Démeter", Diosa de todas las cosechas y renacimiento de vida muerte y plenitud. El máximo cenit Solar en equilibrio con el máximo cenit Lunar. Así, al llegar al final del Camino de Santiago, en estos días y noches, al llegar al mar, y no a la Catedral de Santiago cristianizada, observas la mayor lluvia de estrellas, coincidiendo todas las luces al ponerse el Sol, con la Luna y el final de la Vía Láctea, que termina en la constelación del Lobo, antiguamente "Lug", Loba, de ahí el nombre de Lugo cristianizado y masculinizado. Aunque es lo de menos.
En ese punto coincide lo que los primeros exploradores y peregrinos venidos de Grecia y quizá aún anteriormente desde Mesopotamia, seguidos por los cristianos de Roma siglos más tarde, bautizaran a ese punto el "Finish Terrae", el fín de la Tierra, cuando aún se consideraba que la Tierra era plana. Y como final, el mar... La próxima aventura sería cruzar el mar, con el miedo al más allá.
Ahí los cristianos empezaron a escribir la inventada historia del apóstol Sant Yago...
Todo es magia, pero hay historias que no son mágicas, o quizá sí, pero sobretodo son cómicas: Según testamentos bíblicos escritos por apóstoles del siglo cero o siglo uno, en tiempos de Cristo, cuando murió el apóstol Santiago lo llevaron en una barca hasta el Finish Terrae, gran viaje en aquellos tiempos; allí le dieron sepultura junto a otros dos apóstoles, (no dice si íban en la misma barca). Y qué curioso, diez siglos más tarde, un peregrino ve una luz en el Finish Terrae, se acerca y descubre nada más y nada menos que una tumba, descubriendo y reconociendo con toda su maravilla encanto y resplandor que pertenece al cuerpo y rostro del antiguo apóstol Santiago. "¡Milagro! Está vivo!" Cantó el afortunado peregrino.
Para mí, la risa es magia también, es curativa. De ahí que a partir de entonces el apóstol Santiago montado en su caballo blanco (¿de dónde lo sacó?) ganara cientos de batallas durante siglos, incluso más allá de los mares, cortando cabezas por "el nuevo mundo", llamado más tarde Sudamérica. Trayendo también el oro de los indígenas hacia la península Ibérica o Hispana... Santiago y sus santos luchadores seguidores hicieron todo eso por milagro... La imaginación al poder.
Este es el gran día de la Fiesta de la Hispanidad, el Gran Patrón de España.
Y es que España es diferente, tiene su encanto y magia, sea cómica o dramática.
Y hoy es un día distinto, es un día mágico, que siempre me inspira para explicar de nuevo esta historia de mil maneras distintas, casi como la Biblia. Y es que hay que poner encanto y risa a la vida, hay que poner magia.
Yo me quedo también con mi imaginitvo lado romántico y sensible, humano; imaginando a hombres mujeres y niños saliendo de sus tierras, quizá de Mesopotamia, y otros, por otras rutas geográficas, intentando seguir la única luz que había en el solsticio, la Vía Láctea, la Ruta de las estrellas, aprovechando así las máximas horas de luz, hasta llegar realmente al punto de Cruz, a la constelación del Lobo, de la Cruz del Sur o Cruz de Santiago... al final de la tierra y la Vía Láctea.
¿Cuánto tiempo tardaban?
Esta ruta ha dado y da no sólo mucha imaginación sino también mucha literatura.
Seguiremos así imaginando historias maravillosas siguiendo la ruta de las estrellas, nuestra Vía Láctea. Y cantando Jack como los antiguos iniciados en Eulesis y la Diosa Démeter, seguiremos cantando esta palabra mágica que significa "Luz", la luz de la sabiduría, de la vida, de la ruta de la vida guiados por las estrellas*
Esta es la magia*

(Eva Huarte)

viernes, 23 de julio de 2010

De la verdad y el artificio


Ya sé que empezar escribiendo con una cita literaria de otra persona no es buen comienzo, eso dicen, pero comiendo el menú de siempre con compañeros de mesa de siempre, pescadores de siempre, gentes que no saben de más artificios que el "Iva" y todo lo demás es mar he llegado como casi siempre a la conclusión de que, lo único que me enamora y me inspira sigue siendo la mar, sinónimo de bondad, de humanidad, de lucha de fuerzas y sentimientos, de recreo y búsqueda de la autencidad. Incluso de humor. Humor ligado a la inteligencia y al amor.

Aquí la cita de mi admirado Carl Sagan; "Estamos hechos de la materia de las estrellas, somos polvo de estrellas."
Así coincide con William Shakespeare, "Estamos hechos de la misma materia con que se fabrican los sueños."
"Y los sueños sueños son", decía Calderón de la Barca.

Y como una barca surco esta mar de letras sueños sentimientos y pensamientos que me llevan a alta mar...

Ahora que vivimos los máximos días de cenit solar, de plenilunio estival, surgen lo que periodísticamente llaman "serpientes de verano", noticias que no se sabe si son reales, pero distraen al personal; y así nos hemos divertido con mis compañeros de mesa de menú diario y mar comiendo riendo y burlando la noticia de que un barco; "ha sido atacado por una ballena", dicen en la prensa de papel y en internet. Nos reímos, sí, cada persona aporta su visión. Digo que es montaje, porque una ballena que sobresale con casi todo su cuerpo de la mar provoca una marea que es difícl que soporte ningún navío. Y la fotografía muestra un velero de recreo de 15 metros de eslora inmutable, quieto y pacífico. Nos reímos. Pienso en Moby Dick, pienso en los primeros balleneros vascos...




Y digo que eso es un montaje porque ya que llevamos años luchando contra la captura crimen y maltrato a las ballenas, las reinas madres de todos los mares, del planeta Tierra, donde el 75% o más son mares y océanos, aguas, igual que en nuestro cuerpo, intentan justificar o recrear esta masacre que están haciendo en alta mar. Nacemos cuando rompemos aguas. Nosotras, las hembras, y ellas, las ballenas, son las reinas de todas las aguas y océanos, ellas, las aguas, son nuestro cuerpo y nuestro consciente insconsciente subconsciente emoción y sentimiento, y en esto coinciden la mayoría de expertos e inexpertos. Icluso Jung, Freud y todos los grandes analistas oníricos coinciden en decir que en nuestros sueños, soñar con la mar, con las aguas, representa nuestras emociones y sentimientos, nuestro estado emocional, con aguas puras o putrefactas, según el momento.

Y ahora ¿qué estamos pariendo? ¿Qué estamos fecundando abortando o pariendo la humanidad? ¿Dónde están esos sentimientos, esa dignidad de cachalotes y ballenas y aguas puras oceánicas? El hombre ya no se siente impotente ante el Universo, se cree capaz de superarlo y dominarlo con sus máquinas, pero en la mar... ¡Ay en la mar...! Allí el hombre sigue sintiéndose impotente ante su verdadera inmensidad, ante el canto de sirenas, ante cachalotes y ballenas, nuestra consciencia, conciencia, inconsciencia, libertad, dignidad. Lo que les hagamos a ellas, lo que hagamos a la mar, nos lo hacemos a nosotros mismos, a la humanidad. Tan pequeños como boquerones y tan inmensos como cachalotes.

Estamos hechos de la misma materia de las estrellas, de la misma materia con que se fabrican los sueños. Esa material tan especial, que es la belleza y la bondad. Si alguien no entiende este idioma, no puedo entenderme con su lengua. Esto lo digo yo, inspirada por la mar, por los viejos y jóvenes hombres de la mar, por mis ballenas y cachalotes, por mis estrellas de mar, porque como decía mi viejo amado pescador "Lo que hace el cielo lo hace la mar".
Por fín en algo estamos de acuerdo. El verdadero depredador es el hombre, monta esa campaña de que una ballena ha atacado a un barco para hacer ver que el enemigo traidor es la ballena, como en otros veranos lo ha sido tiburón.





Pero ya no hay quien se lo crea, las ballenas, como los cachalotes, siguen siendo reyes y reinas de nuestro planeta. Ellos y ellas son nuestras conciencias. Siempre es el macho el más grande de la especies animales, pero precisamente en la mar es la ballena, ella, la más grande. Seguir destruyéndolas es seguir destruyendo nuestra consciencia y sensibilidad, nuestra ya dudosa y quebrantable humanidad.

Yo adoro desde niña la mar, mi mar, nuestra mar, y así a sus inocentes valientes e insuperables habitantes; algas, estrellas, sardinas, boquerones, tiburones, loros, medusas, tortugas, mantas, martillos, ballenas, cachalotes... todas las especies... incluso al hombre de mar lanzando sus redes como constelaciones...

Y es que hay una materia muy especial, y es la belleza y bondad.
Si alguien no entiende este idioma, no puedo entenderme con su lengua.

La belleza, como la bondad, es lo único que se salvará. Y yo quiero salvar a las ballenas.