domingo, 21 de septiembre de 2014

"Día Internacional de la Paz"...


Y me pregunto: ¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia dónde va la humanidad?

Justamente hoy, 21 de septiembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas, decidió que se celebrara, o simplemente se bautizara, como Día Internacional de la Paz, para fortalecer los derechos humanos... Ya sabemos que siempre se dedica un día al año a los más débiles, a las víctimas, a lo más errado, a los errores humanos, recordándonos nuestro desequilibrio de valores, nuestra bestialidad, nuestras confusiones...

Somos humanos, y errare humanum est, sed perseverare diabolicum: Errar es humano, pero perseverar es diabólico. Y descargamos nuestras iras contra los gobiernos, criticando a veces en ellos los mismos errores que nosotros cometemos con vecinos y amigos...  Y hoy, al ver el día que se celebra, pensaba escribir aquí una página de nuestros errores humanos, en lo personal y social, y en lo político también. Pero me he quedado parada al entrar en Facebook y ver que han compartido de nuevo esta fotografía de hace años; un camión lleno de colchones y objetos personales con personas, inmigrantes subsaharianos amontonados sobre sus objetos, cruzando el desierto sin saber hacia dónde van... Una de tantas diásporas humanas, una fotografía premiada hace muchos años, y que su autora, (no encuentro ni recuerdo el nombre) denunciaba la situación, reclamando derechos humanos...


Pero han ido saliendo tantas fotografías similares que ahora parece que ya no nos afecta, y se permiten el lujo y libertad, como han hecho algunas personas en Facebook, de hacer bromas de mal gusto, riendo, ironizando... que si van al fútbol, que si van de turismo... ¿Hacia dónde vamos? En un comentario he leído, todos vamos en ese camión. Y así es, o como se ha dicho siempre, todos vamos en el mismo barco. A nadie le gustaría estar en esos barcos a la deriva o camiones por el desierto y ver a personas que pertenecen a las llamadas sociedades civilizadas haciendo broma de su situación límite y desesperada, en esos camiones o barcos van mujeres, niños, ancianos, hombres fuertes que se sienten débiles, impotentes... Y todos, quizá, nos sentimos impotentes, pero no vale intentar superar esa impotencia con comentarios de mal gusto o aires de grandeza.
Aquí pongo un ejemplo actual de uno de los dramas más terribles que se repiten, viendo cientos de imágenes desde hace años, en trenes, camiones o barcos. Esta es de octubre de 2013, entrad y leed:  http://periodistas-es.com/aparecen-restos-de-87-inmigrantes-en-el-desierto-de-niger-21316



Y esta fotografía en la Estació de França de Barcelona es del año 1972, entre nosotros, no tan lejos, y la hizo el querido y tristemente desaparecido fotoperiodista Paco Elvira, que utilizaba la fotografía como denuncia, estando siempre del lado humano, denunciando el sufrimiento y las injusticias... Por esto lo añoro tanto también, teníamos esta complicidad, denunciando siempre las injusticias. Y añoro esa bondad que se ha ido con él, el mundo desde entonces lo veo aún menos bondadoso, menos inteligente, ya que la inteligencia, para mí, nace de la bondad, no de la soberbia y vanidad...

Pero sobre estos errores humanos, más personales, que quería escribir hoy, escribiré otro día...
porque todos, todos, vamos en el mismo barco, vamos por el desierto en ese mismo camión.

Texto de Eva Huarte
(Desconozco la autoría de las dos primeras fotografías, si lo averiguo lo diré)

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Flashes celestiales en otra noche de tormenta sobre Barcelona mar


Decíamos que el verano estaba siendo raro, y decíamos que septiembre y octubre serían fantásticos. Y sí, fantástico está siendo este septiembre, por la mañana y a mediodía puedo ir a la playa casi sin gente y bañarme de Sol y mar, disfrutando como una niña haciendo campana del cole... Por la tarde empiezan a venir nubes, se va cubriendo el cielo... Y, al llegar la noche, empieza la fiesta, ayer desde el Noreste, con nubes de Este a Norte que parecían querer devorar las estrellas.


Y entre nubes, claros y estrellas hice las primeras fotografías desde la terraza, cuando aún no llovía. Enloquecía sin saber hacia dónde disparar de tantas luces que había. Primero enfoqué a mar, donde empezan las luces, y de pronto me sentí iluminada por docenas de flashes sobre mi cabeza. Giré el trípode enfocando al cielo Noreste, donde gigantescas nubes de todos los colores corrían hacia el Norte cubriendo las estrellas. Disparé como pude, con el contraluz y destello de la luz eléctrica en la casa vecina... El espectáculo era fascinante, pensé que en el cielo celebraban una fiesta los mejores fotógrafos que dejaron la Tierra, para hacernos saber que nos ven, que ellos también nos fotografían... Y parecía que jugaran conmigo, disparando sus flashes por todas partes, ahora a la izquierda, ahora a la derecha, ahora arriba, ahora abajo... Y de nuevo las barcas de pesca volvían a puerto a toda máquina, antes de lo que se intuía que descargaría...


Creí que ya tenía la fotografía y volví a entrar en casa antes de mojarme. Entonces empezó otra fiesta, o era la misma que iba aumentando de alegría. Y de nuevo con el trípode, mi cómplice, y que tanto amo porque me regaló Paco Elvira días antes de dejarnos, subí a la terraza... Y sí, era fácil captar algunos rayos y relámpagos, de tantos que caían, deslumbrando la noche como una fiesta artística...


Solo quiero poner algunas fotografías que considero más bonitas... de tantas que hice...


A veces los rayos caían al tiempo que los relámpagos inundándolo todo de luz, casi quemando la fotografía, iba disparando probando entre 200 o 400 ISO, 2.5 y f6.5... datos técnicos relativos, pues creo que cada fotógrafo tiene su librillo... Y los rayos también iban jugando con mil formas y dibujos, a veces en vertical, a veces en horizontal... por aquí y por allá... Esta me recuerda la montaña de Montserrat...


A veces salían más negras y a veces más azules, no sé bien porqué, quizá dependía de cuando los rayos caían solos o iban acompañados de relámpagos que deslumbraban cielo tierra y mar.


Alguna fotografía está un poco desenfocada, sin tiempo a prepararme, sin saber por dónde aparecería el rayo más importante... Casi todos fueron importantes, salvajes, estéticos, fascinantes...

Fui a dormir casi a las cinco de la madrugada habiendo agotado la batería de la cámara, y agotada y sonriente como una niña tras una fiesta clandestina de artistas... Al cerrar los ojos se repetían las imágenes deslumbrantes como flashes... Pensando que el cielo nos ilumina, nos dice que también nos fotografía, nos mira, y a veces, veía su mirada y oía hasta sus risas...

Hoy sigue nublado, se siguen oyendo truenos a lo lejos... Creo que la fiesta continua... creo que continuarán las lluvias, que todo lo arrastran y limpian.

Al poner las fotografías me preguntaba si era mejor poner la marca de agua, por si alguien las utiliza... Pero prefiero confiar y pensar que si alguien las utiliza será con honestidad, aunque las fotos no sean nada del otro mundo... ¿O quizá sí..?

Creo que continuarán las fiestas...

Texto y fotos

© EVA HUARTE

lunes, 15 de septiembre de 2014

Noche de rayos y truenos sobre Barcelona mar


Si os digo la verdad, no me gustan mucho las tormentas, aunque a veces son buenas, parece que descargando el cielo descargan también nuestras tensiones internas y de nuestro entorno inmediato.
Anoche estaba inquieta, sintiendo el ambiente tenso y apático con la resaca de la Diada del 11-S, los disparates que se dicen por todas partes, el poco respeto... Fui pronto a la cama para leer una novela bonita y tranquila como casi todas las novelas de la autora Rosamunde Pilcher, El regreso... y apenas me concentraba con una lectura tan sencilla... Oía rugir el viento, y finalmente me levanté viendo a través de los cristales un enorme rayo de Este a Oeste cruzando la ventana de parte a parte rompiendo el cielo, como un árbol caído con mil ramas creciendo...


Ya tengo el trípode fijo junto a la ventana, monté la cámara y enseguida me puse manos a la obra viendo la fiesta que empezaba. Rayos truenos y relámpagos eran continuos. Difícil saber cómo programar la cámara, la noche era negra y los rayos y relámpagos deslumbraban. Empecé a hacer disparos seguidos, viendo primero como el viento arrastraba las nubes de Oeste a Este... Luego cambió, y las nubes empezaron a venir de Este a Oeste, juntándose dos tormentas sobre el mar, creando un gran espectáculo...


Llovía a cántaros y empezaron a aparecer las luces verdes y rojas de las barcas de pesca que volvían a puerto a toda máquina... Imaginaba a los pescadores luchando y con ganas de llegar a casa. Y me sentía impotente sin saber captar todas las luces y movimientos, los rayos, relámpagos, las luces de las barcas... Era para hacer película, es mi nuevo propósito... Los relámpagos deslumbraban, los rayos van a su bola sin saber cuándo caerán ni dónde... Era cuestión de ir enfocando y disparando.


Y algunos rayos y relámpagos logré pescar, con tantos que caían era difícil no acertar alguno, y creo que las fotografías dan una idea de la fuerte tormenta que cayó anoche sobre el mar en Barcelona, que duró una hora, de las 00h, a la una de la madrugada, cuando dejó de caer agua, pero seguían los rayos y relámpagos sobre el horizonte mar, y el ruido de los truenos alejándose y perdiéndose a lo lejos.


Mi amigo ya conocido fotógrafo y meteorólogo profesional, Joaquín Gómez Ábalos, nos dijo que anoche estaba de guardia, y pudo captar con su maestría el principio de esas enormes nubes desde Valencia, justo cuando se dirgían hacia aquí a toda velocidad para descargar a medianoche, explicándonos, con esta preciosa fotografía, un detalle que no conocía, lo que se llama popularmente capuchones, y dice: Esta fotografía es un recorte al 100% para que se aprecie el detalle de los "capuchones" que se formaban sobre las cúpulas y que no son sino ondas de presión causadas por la enorme velocidad ascensional del aire saturado de humedad en el interior del cumulonimbo. El nombre técnico de estos "capuchones" es "nube Pileus" y siempre indican tormentas severas.
 http://oddiseis.blogspot.com.es/

Siempre aprendiendo de Joaquín, me maravilla este bello descubrimiento, con esta nube Pileus que parece un velo de seda de novia corriendo hacia el altar, hacia el mar, descargando en tormenta con esos rayos que algunas amistades en Facebook han dicho que parece una bruja con su escoba, o un dragón sacando fuego por la boca, o una lagartija huyendo... Anoche la naturaleza y el cielo, una vez más, rompió la apatía, nos lleno de energía, nos hizo sonreír, y nos abrió la imaginación.
Ya decía Einstein que: Es más importante la imaginación que el conocimiento.
Vamos a imaginar un mundo mejor y vamos a hacerlo realidad.
Y con o sin tormentas, vamos a imaginar solo cosas buenas.

Texto y fotos:

© EVA HUARTE

(Foto de la Nube Pileus, Joaquín Gómez Ábalos. *Gracias Joaquín*)

martes, 9 de septiembre de 2014

Instantes rosados al amanecer


Hoy sí he vivido unos instantes rosados al amanecer, el cielo estaba cubierto de una capa gris pero el horizonte limpio se bañaba entre luces y colores anunciando la salida del Sol sobre el mar. Un gran barco en la línea horizontal, y dos pequeñas barcas de pescadores que se cruzaban, una hacia Levante, otra hacia Poniente, una de vuelta cargada con su pesca, otra saliendo a pescar.


Una gaviota me regala su vuelo y otras dos se animan como si imitaran a las barcas... Eran tres instantes, tres barcos, tres gaviotas...


Y coincidencia, entro en Google y veo que hoy es el 186º aniversario del nacimiento de Lev Tolstoi, justo cuando tengo desde hace unos días sobre mi escritorio su libro INFÀNCIA ADOLESCÈNCIA JOVENTUT, (en catalán) que leí hace muchos años y ahora voy repasando sin orden ni concierto. Como las tres edades de la vida, los tres momentos del amanecer. Y en recuerdo transcribo algunos de sus pensamientos:

LA INFANCIA

¡Felices, felices, tiempos de la infancia que nunca más volverán!

ADOLESCENCIA

El sol se acaba de levantar sobre una nube blanca que tapaba Levante, y todo ha quedado iluminado por una claridad tranquila y feliz.

JUVENTUD

He dicho que mi amistad con Dmitri me hizo descubrir un nuevo concepto de la vida, de sus fines y de sus relaciones. La esencia de este concepto consistía en el convencimiento de que la misión del hombre es la aspiración al perfeccionamiento moral, que es fácil, posible y eterno.

Lev Tolstoi

Las tres edades de la vida... los tres instantes mágicos... Ahí no hay engaño. Quizá por esto en éstas tres edades y momentos nos refugiamos.
 

Fotos y texto


© EVA HUARTE




viernes, 5 de septiembre de 2014

Viernes, Venus y la feminidad


A las 7 h. era aún noche cerrada y al empezar a clarear se han apagado las luces de las farolas que aún están  programadas con el horario de verano. Siguen los días grises aquí junto al mar, decimos que es un verano raro y esperamos que el otoño compense con días más alegres y soleados. Pero de momento no hay cambios, y aún no puedo fotografiar los esperados colores dorados de los amaneceres, aunque el Sol siga bajando de su cenit acercándose más a mi ventana frente al mar. Son tristes tantos días grises, aunque tenga una chispa de alegría por esa estrellita nieta mía con ojos como el mar, nacida hoy hace siete días, siete días que vive ya en este nuestro extraño y bonito mundo.

Y he pensado que era viernes, día dedicado a Venus, el planeta del amor, la belleza el Arte y la feminidad... ¿Será femenina mi nieta Abril? ¿Qué porte tendrá cuando crezca? ¿Será artista, creativa...? ¿Será lista, divertida...?  Las típicas preguntas que nos hacemos las madres y ahora sé, las abuelas. Nació como mi hijo en viernes, que es todo sensibilidad, y sé que esa virtud la tendrá.
Me habría gustado fotografiar este amanecer, de viernes a viernes, pero al no tener luces ni colores he fotografiado lo que tengo delante de mi mesa escritorio; algunos cuadros que pinté al óleo hace años, cuando tenía espacio donde colocar el caballete y pintar. Algunas láminas de obras clásicas... Y algunos de mis libros de Arte, filosofía, historia... Y sonrío al ver que siempre me he rodeado de mujeres, siempre de feminidad, así me educaron y así he continuado educándome, con Venus como la representante de la belleza, de la feminidad, sensibilidad expresada a través de todas las Artes.
El Amor es Arte.


He recordado mi ambiente infantil, básicamente niñas y mujeres, he recordado lo que me han dicho siempre muchas personas; siempre pintas mujeres. Y he recordado cómo éramos las niñas cuando yo lo era, cómo éramos las jóvenes cuando yo lo era... Y cómo han cambiado las mujeres, la feminidad. Unas siguen con ese indiscutible aire femenino y sensible, no exento de inteligencia y creatividad, al contrario, creo que la inteligencia nace de la sensibilidad, de la bondad. Otras mujeres, en cambio, quizá por la imposición del sistema que sigue basado en la desequilibrada moral del patriarcado, se han endurecido y masculinizado, quizá como defensa, para poder sobrevivir en un mundo sometido al patriarcado, a la productividad, al agresivo y actual capitalismo que nadie sabe hacia dónde va...

¿Y la feminidad, hacia dónde va? Ayer hablamos en Facebook sobre este tema, y no quise entrar más, casi nunca se pone nadie de acuerdo, pero es curioso que quien más quería imponer su teoría era una mujer defendiendo a la mujer que defiende a un marido poderoso político y demostradamente corrupto... No diré nombres para no romper la armonía que siempre intento en los escritos. Y pensé en tantas conversaciones en distintas épocas y con personas de toda condición; el hombre se ha feminizado, la mujer se ha masculinizado... ¿Hacia dónde nos lleva este intercambio? ¿Es otra búsqueda del equilibrio? La vida es una continua búsqueda de equilibrio, sin saber nunca si lo estamos haciendo bien. ¿Lo harán mejor quienes vengan después teniéndonos como referencia?
¿Somos una buena referencia? Creo que en todas las generaciones hay de todo, pero es cierto también que en algunas épocas ha prevalecido la feminidad, y en otras la masculinidad...
En este momento, no sé en qué punto de evolución o bloqueo estamos...

Como es viernes, voy a seguir preguntándome, voy a seguir pensando, sintiendo el influjo y protección de la Diosa Venus, el planeta que rige también mi signo zodiacal, y Ella me dice que la belleza, la sensibilidad, la creatividad, el Amor, nunca desaparecerán. Sigue siendo la base de nuestra existencia, sigue siendo la fuerza que sujeta el mundo, de lo contrario, ya habríamos desaparecido...
Continuará.

Texto y fotos

© EVA HUARTE