jueves, 21 de agosto de 2014

Vía Láctea, Andrómeda y estrellas en Formentera


Sigue siendo uno de los cielos nocturnos más bonitos que he conocido en mi vida, y a pesar de la actual contaminación lumínica. Las inmensas y largas noches estrelladas que vivimos en Formentera, en los años 70, son de las imágenes más bellas que han quedado grabadas para siempre en mi corazón y en mi memoria. En toda la isla solo había luz eléctrica en algún lugar público y en algunos apartamentos modernos, y la isla, en la oscuridad de la noche, parecía emerger como un antiguo y pequeño pesebre sobre el mar. En las noches sin Luna, la pequeña isla mostraba su contorno en el cielo, protegida por una inmensa capa de seda bordada con millones de estrellas, como diamantes de todos los colores intensidad y brillo. Estábamos horas durante la noche, en invierno o verano, intentando leer las constelaciones, que a veces confundíamos por tantas estrellas juntas y apretadas como una colmena de brillantes. Y la Vía Láctea aparecía como un arcoiris nocturno sobre la pequeña isla mirándose en el mar. Era, es, la Formentera mágica.

Vía Láctea entre Es Caló y Migjorn, Formentera 2013
He guardado estas fotografías de estrellas en Formentera como quien guarda un tesoro, mientras dudaba si publicarlas o no por su mala calidad, incluso por reservarlas como una intimidad. Esperaba el momento, su momento. Y hoy, jueves 21 de agosto de 2014, casi un año después de vivir esta preciosa experiencia el pasado septiembre de 2013, -año cruel- que decido publicar estas fotos por compartir la belleza de las estrellas en Formentera, una de las experiencias más bellas que viví el pasado año, haciéndome olvidar por unos momentos la tristeza, hacíéndome ver y sentir de nuevo el amor por la belleza de la vida, por las personas bellas, por el universo entero. Y decido publicarlas también por tanta falta de armonía que tenemos, y quizá también anime a personas aficionadas como yo a intentar fotografiar la Vía Láctea y el cielo nocturno estrellado. Aunque tuve un gran privilegio, un buen maestro, Joaquín Gómez Ábalos, que a pesar de su modestia y de que no le guste que lo llame maestro, lo es. Su manera tranquila de hablar y actuar explicando todo con sencillez y palabras precisas me hace entenderlo al momento, a pesar de ser una pésima alumna. Esta fue mi primera fotografía de la Vía Láctea, desenfocada, primer fallo, hay que enfocar a un punto iluminado y luego dirigir el objetivo hacia el punto que quieres fotografiar en la oscuridad. Fue la primera clase que me dio Joaquín.

Es Caló, Formentera 2013. La Osa Mayor y luz de Eivissa
Esta fue la siguiente fotografía que quise hacer porque estaba la Osa Mayor sobre el horizonte de las luces de Eivissa, y era el punto luminoso de referencia, para poder enfocar y fotografiar después la Vía Láctea en la oscuridad del cielo nocturno de Formentera bordado de estrellas.

Es Caló, Formentera, 2013. Joaquín Gómez y Eva Huarte fotografiando la Vía Láctea
La noche era bonita, no tan limpia como las anteriores, eran los últimos días de septiembre de 2013 y empezó a soplar un fuerte viento jugando con algunas nubes... Y fue una bonita aventura ir con Joaquín y Gerardo en busca de la oscuridad para fotografiar la Vía Láctea sobre el mar, como podéis comprobar en esta bonita fotografía que nos hizo Gerardo, fidedigno fotógrafo de Formentera, mientras Joaquín me daba clases indicándome el nombre de las estrellas como quien habla de sus amistades... Esta fue mi gran fortuna, estar bien acompañada por dos buenas amistades y grandes fotógrafos, aunque ellos se consideren solo aficionados. Mirad esta fotografía que nos hizo Gerardo, qué bonita y nítida...


Y mirad esta que hice en el mismo momento y lugar. La diferencia es notable... Me explicaba Joaquín que debido al viento, saldría lo que llaman ruido, y las estrellas no quedarían tan nítidas. Es cuando interviene el dominio de la técnica, el método RAW, que me enseñó a practicar por primera vez y queda claro que no domino. Pero las máquinas de hoy día hacen milagros, y es como un milagro poder captar una noche estrellada. Esta parte de la Vía Láctea es del lado Norte, con Casiopea y el precioso racimo de Pléyades que empezaba a subir por el horizonte de La Mola, el punto más alto de Formentera...

Vía Láctea, Andrómeda, Pléyades..

Y la gran sorpresa y buena fortuna: ¡Mírala, ahí está! ¡Has captado Andrómeda! ¡A la primera! Dijo un entusiasmado Joaquín. Y no hace falta decir la alegría que sentí y lo importante que me sentí, viendo además el entusiasmo y sorpresa de mi espontáneo maestro de estrellas.


Me emocioné, era de lo más bonito que había vivido en todo el año. Otro de los momentos mágicos en Formentera, sentí que acababa de descubrir el mejor diamante en aquel inmenso y precioso cofre nocturno, donde solo el silencio roto por el silbido del viento nos acompañaba, las barcas que dormían sobre las rocas y la emoción de los tres cazadores de estrellas. Mirad en la parte alta a la derecha de la fotografía cómo se distingue claramente por su forma espiral y brillo la gigante galaxia Andrómeda. Esto sí es una joya... Y sólo pude dar las gracias y reír. Los tres reíamos felices como niños de vuelta a casa tras la pequeña aventura, aunque Joaquín apenas pudo hacer fotos invirtiendo su tiempo y paciencia en darme clases... ¿Cómo no iba a estar feliz y agradecida? Mirad su blog, y veréis el nivel de aficionado que dice tener http://oddiseis.blogspot.com.es/2013/08/cuestion-de-tradicion.html

Mi fotografía, la misma que la anterior, trabajada por Joaquín intentando quitar el llamado ruido

Esta es la misma fotografía anterior, le di trabajo a Joaquín para que intentara quitar los tonos rojizos, el llamado ruido, no se pueden hacer milagros cuando la foto está mal tomada, pero algo es algo, por ser la primera vez que fotografiaba la Vía Láctea...

Quiero volver a intentarlo, cualquier noche, en un lugar apartado de la contaminación lumínica, harto difícil estando cerca de las ciudades. Es por esto también que Formentera sigue siendo tan especial, con esa preciosa intimidad que nos regala en sus noches bordadas de estrellas, lejos de los meses de verano cuando acuden miles de personas buscando la belleza en esta pequeña isla... De tan pequeña, de tan sencilla, sublime y mágica.

En Formentera se concentra un trozo de la belleza del planeta Tierra, un trozo del Universo entero... Un trozo de mi vida, y de la vida...
Siempre agradecida.



© EVA HUARTE

lunes, 11 de agosto de 2014

Fiesta de la Luna de agosto 2014



 Antes de que las máquinas estuvieran en manos de una mayoría, pocas personas contemplábamos noche tras noche la Luna en cada una de sus fases, tamaños brillos y movimientos. Ahora, desde hace unos años, casi todos la miran y fotografían, a ver quién hace la mejor foto, a ver quién la luce más bonita... Como un concurso de belleza.Y la Luna siempre es la misma, y siempre es distinta, siempre arrojando su influjo y magnetismo, sobre el mar o la montaña, entre las ramas de los árboles o entrando en casa por la ventana. Siempre nos hace mirarla, aunque sea para captarla con la máquina sólo como un punto de luz brillante. Andamos buscando su luz, por tanto que la necesitamos...


Estos atardeceres y noches he ido fotografiándola en distintas condiciones. El viernes pasado, tres días antes de su plenilunio de ayer domingo, me sorprendió desde el escritorio viéndola aparecer a través de los cristales de la ventana envuelta en un aura irisada y derramando su cabellera platino sobre el mar, mientras cruzaba su estela un transatlántico y los barcos del puerto encendían sus luces como preámbulo de su fiesta.


El sábado 9 de agosto volvió a sorprenderme desde la ventana,


esta vez entre franjas de finas nubes por donde parecía asomarse con cara de ser Ella la sorprendida, tímida,


quizá, al ver como tantos humanos la esperábamos mirando al cielo con nuestrás máquinas en la mano.


Y ayer domingo, 11 de agosto, sí la esperaba y fui a la playa a buscarla. Ninguna sorpresa especial, no más grande que tantas veces, no mucho más brillante que tantas veces... Pero era la Luna llena de agosto, y siempre es una fiesta. Ahora la Luna está en su perigeo, en el punto más cercano a la Tierra, no en su apogeo, como dicen algunas personas, que aunque parezca contradictorio por la palabra, es cuando está más alejada.


Después de verla elevarse sobre el mar, con tantas personas fotografiándola con sus pequeñas cámaras como la mía, o sus cámaras integradas a sus teléfonos móviles, le di la espalda como este niño que lanzaba sus redes en el caudaloso rio que es en invierno, casi convertido en lago en verano. Era el punto Noroeste, donde acababa de esconderse el Sol tras las montañas, dejando como recuerdo esa preciosa nube rosada que risueña y presumida se miraba en esas aguas ante la mirada infantil lanzando su pequeña red, como queriendo pescarla.


La noche era larga y los ánimos ascendían al ritmo de la Luna y su cabellera platino bañándose en el mar. Eran las fiestas de un pueblo vecino, y junto a la playa se cantaban habaneres, las canciones de los marineros añorados de la mar Mediterrània, se hacía el cremat, el ron calentado al fuego con limón, y la gente en la arena bebía, cantaba, bailaba, corría, reía, y hasta se bañaban en la cabellera de la Luna cuando la fiesta humana terminaba. Y Ella, esta brillante Luna llena de este agosto de 2014, sonreía sintiéndose de nuevo íntima, viendo a pequeñas figuras humanas riendo de felicidad entre las olas que la peinaban.


Parecía que estuviera a punto de amanecer el día, de tanto que brillaba ante un cielo azul zafiro, con pequeñas estrellas que no podían lucirse ante tanto resplendor Lunar. Era la reina de la fiesta. Y Ella lo supo.
Ella lo sabe casi todo, sabe de lo que brilla en nuestras miradas y almas, sabe de nuestras añoranzas, luces y sombras, tristezas y alegrías. Y Ella te hace cómplice de su fiesta, haciéndote sentir, aunque sea por unos momentos, su mejor amiga. Haciéndote sentir, por unos momentos, que sigue siendo tu mejor amiga. Haciéndote sentir, con ella, la reina de su fiesta, la fiesta de la Luna llena de agosto... Un año más, reinas, amigas...

Fotos y texto

© EVA HUARTE

viernes, 1 de agosto de 2014

Piedras y banderas sobre El Maresme y Barcelona mar...


Como pasa la vida pasan las horas las noches y los días... Hace pocos días caía una fuerte tormenta de piedras de hielo en mi pueblo. Volvía de comprar sardinas y para llegar a casa he de dar la vuelta forzosamente por el puerto. La luz era tan cautivadora que me detuve en la playa, con el viento empujándome cuando intenté salir de mi viejo coche, baldado como yo pero resistente...
El chiringuito de la playa estaba casi vacío, con todos los toldos bajados. Los arbustos que plantaron hace un par de años luchando por sobrevivir, como tantas personas que acuden a la playa y mar para desconectar de un mundo de presiones psicológicas que no aguantarían ni en la guerra de Troya. Todo se hace largo, pesado, intentando conseguir el punto, el momento, la hora de liberarnos de tantas estupideces y presiones.


El cielo en Noreste era una negra placa de acero, como las que utilizábamos en el colegio para moverlas en las escenas de tormenta cuando hacíamos comedia, como si fueran truenos. Comedias de Apocalipsis, de fin del mundo, de Cristo redentor, de injusticias por avaricias, de moros y cristianos, de judíos y romanos... Nos divertía, siendo niñas, extremadamente frágiles, extremadamente resistentes, hacer el papel de romano, de cruel, de avaro, de justo y redentor... O de virgen y mártir. Incluso de ángel...


Si la vida es comedia y apariencia, al menos, que sea divertida, sin burlarse de nadie, este es el secreto para ser feliz a pesar de las adversidades. Y me divertí en la playa caminando contra viento y marea. Las gaviotas volaban bajo graznando desesperadas... Blancas como la nieve en un fondo mediterráneo oscuro como un invierno cántrabo.Y al sur el cielo azul, nítido. Intentaba fotografiar el contraste de cielo celeste y acero, con ese mar esmeralda que siempre me hace pensar a África, con las olas tejiendo puntillas blancas como novias llegando a un altar donde se desposarían con esas horas, noches y días de la vida, envuelto todo en esa luz amenazante y esperanzadora. Los socorristas caminaban rápido de punta punta de la playa, avisando a las pocas personas que estaban estiradas al sol como si las vacaciones fueran obligación, por aprovechar esos días, horas.. Se avecina una tormenta eléctrica. Iban diciendo con su uniforme rojo y blanco. Y como una diáspora catalana, las pocas personas que estaban en la playa corrían por la orilla dirigiéndose al tren de Rodalies que también va a su bola u horario, o a sus coches modelos de aparente riqueza y reales deudas.

Las rayas blancas son bolas de granizo como naftalinas
Corrí también hacia mi casa fotografiando ya el paisaje desde mi ventana, más segura, más tranquila, con mi gatita Mini maullando desesperada con las orejas tirantes hacia atrás por el ensordecedor ruido de acero de truenos en el cielo. Y al fin, ese enorme acero negro descargó toda su violencia, las piedras de nieve caían como canicas tiradas por un niño enfadado desde su ventana, explotando en el suelo como pequeñas bombas fétidas, como bolas de naftalina...


Hice lo que pude con las fotografías, abrí la ventana del patio seguida por mi femenina gatita Mini asustadiza, y las bolas de naftalina cubrían el suelo golpeando mis cristales y entrando sin permiso hasta el suelo de mi piso. A mi edad, no quiero tormentas, solo me gusta observar las tormentas de mar, más estéticas y románticas. Cerré las ventanas viendo cómo descargaba tras los cristales, consolando a mi asustadiza gatita que no entendía nada.


Al terminar la tormenta, apareció un tímido Sol, iluminando las tímidas gotas de lluvia que aún caían como resaca. Subí a la terraza pensando que aparecería el arcoíris. Pero gran decepción, sólo vi la bandera del vecino que siempre me tapa el paisaje enrollada en su propio mástil... Al menos recuperé un poco la vista... Dos palomas al borde de la barandilla intentaban sacudirse las alas. La más fuerte miró hacia abajo tras ver el aspecto de su compañera, y decidió volar... Hacia abajo. Su compañera mojada y alicaída estaba indecisa... Pero sintiéndose sola decidió dar el salto y volar hacia abajo por no perder a su compañera...


Qué graciosa es a veces la vida con sus metáforas... Y no salió el arcoíris. Así que bajé a casa, encendí la tele para saber si decían algo de la gran tormenta eléctrica y de hielo sobre el Maresme y Barcelona mar, y solo vi, oí, que hablaban de las nuevas normas que va a imponer el nuevo rey Felipe VI, (creo que se llama así... Suena tan medievo...) que se autopresenta como rey constitucional, apartando a su familia natural como familia real. Hablaban de la insistencia del actual presidente de la Generalitat Artur Mas (también suena a mesa redonda, o cuadrada) en hacer la consulta el 9-N, queriendo apartar a su padre político Jordi Pujol, que por su edad, quizá, por la comedia de la vida, ahora está alicaído, y algunos intentan ver en él a un mártir cristiano... Decían también que el escándalo Pujol es el mayor escándalo financiero en toda la historia de la democracia... Qué bien, así, el escándalo RUMASA no fue nada, el escándalo Roldán no fue nada, ni los Albertos con las Koplowitz, ni fue escándalo el caso Javier de la Rosa ni el de Mario Conde, a quienes comparaban con el caso Rumasa. Por no hablar del reciente caso Bárcenas, Millet, o el de los miembros de la familia real sin corona.... La lista sería interminable, pero en este país se tapa un escándalo con otro, un agujero con otro... Hablaban y decían cosas tan raras que me hicieron recordar al primer tiempo de transición española, con el rey  J.C. I presentándose entonces como fiel a la política de su dictador, en esa coronación sin capa ni cetro ni corona, con uniforme salvador del golpe militar, y la fiesta nacional repartiéndose el dinero y propiedades del golpe económico... No sé por qué relaciono ésta época de ahora como una segunda parte de la anterior y extraña transición, una imitación...


Ya dicen que los grandes acontecimientos se repiten dos veces, la primera parte es trágica, como en la época griega de la democracia, y la segunda, cómica... Y estos son los tiempos que vivimos, confusos, desesperantes, con privilegios para los poderosos castigando al pueblo, que sufre y observa el gran espectáculo dejando pasar esas horas, esos días, esas noches... Dejando que se evapore la naftalina... Es tiempo de observar a las palomas mojadas en su pedestal, y es tiempo de investigar... ¿Dónde ha estado el tan cacareado periodismo de investigación durante todos estos años? ¿Lo sabían o no lo sabían? ¿Ahora mirarán hacia atrás sacando coladas mojadas..?


Ahora no sabemos qué barcos llegarán a buen puerto, pero creo que, al final, como siempre, ganará el mar. El mar nunca se pierde, y si te guías y dejas llevar por él, nunca te puedes perder. Lo demás, son piedras y banderas que no resisten sus propias tormentas.

Escribí este post el  pasado primer día de agosto, lo publiqué un par de horas y lo retiré al ver que el post anterior titulado, Carta de una periodista catalana a Jordi Pujol, seguía aumentando sus visitas, hasta 5.347 en este momento, a las 8'47h de este domingo 3 de agosto, situándose en el primer puesto de los posts más leídos en este blog, en solo 7 días desde su publicación...
Gracias a todos por vuestras lecturas.

Hoy es un precioso primer domingo de agosto, aunque amenacen más tormentas, contemplo el cielo y el mar como una patena... Voy a preguntar al mar cóm me puedo gobernar sin que me vuelvan a asustar...
Me he comprado una libreta nueva, quiero seguir escribiendo sobre estos días, estas horas...

¡Feliz domingo a todos!

 http://ehuarte.blogspot.com.es/2014/07/carta-de-una-periodista-catalana-jordi.html

Fotos y texto

© EVA HUARTE

domingo, 27 de julio de 2014

Carta de una periodista catalana a Jordi Pujol

Jordi Pujol y Eva Huarte, 1986. Foto; Albert Olivé

Permítame, señor Jordi Pujol i Soley, dirigirme a usted sin compromisos ni respetos políticos por el cargo que usted ostentó durante 23 años como President de la Generalitat de Catalunya, aunque haya dejado heredero al señor Artur Mas como actual President de la Generalitat, a quien, -como ya le hice saber a usted hace un par de años conversando por última vez- no respeto, por su actitud indigna, desde que recortó los presupuestos de Sanitat i Educació en cuanto llegó al poder bien arropado por usted. Permítame de paso decirle que, el acto de honestidad que ha intentado mostrar usted ahora, públicamente, no hace más que alimentar mi desconfianza (y la de tantas personas) en la clase política, y, por supuesto, en el actual president de la Generalitat. Y permítame, senyor Jordi Pujol, por esta vez, dirigirme a usted en castellano, para que puedan leer libremente esta carta muchas personas, y porque, siento decirlo, se ha burlado usted de la sociedad catalana, de la lengua, la cultura, la historia, y especialmente de muchas personas. A otras muchas no, siento decirlo también, nunca han confiado en usted ni en su grupo político.

Dicho esto, sin ánimo de ofender a nadie en ningún momento, ni posicionarme políticamente en ningún punto cardinal, permítame, Molt Honorable senyor Jordi Pujol i Soley, que escriba ya su nombre sin el título de Molt Honorable... a quien denfendí y respeté durante muchos años como persona y ciudadana catalana, y como periodista, que se sentía honrada trabajando con usted durante años en distintas ocasiones y en su gabinete de prensa en campañas políticas. Me cuesta ahora dirigirme a usted pensando que aquella persona, aquel presidente que consideraba honesto, trabajador, inteligente, culto... y algo cuentista también, -como le dije una vez y usted respondió no hago comedia- es la misma persona que el día 25 de julio de 2014, después de tantos años, ha declarado públicamente que desde 1980 (o antes) ha escondido usted en un banco de Suiza millones de las antiguas pesetas, herencia de su padre, quien fue presidente de Banca Catalana, título y cargo que también heredó usted. Es como si una mujer y madre después de treinta y cinco años de matrimonio descubre que su marido y padre de sus hijos le ha sido siempre infiel...¿Qué dirá de todo esto su señora esposa y madre de sus siete hijos Marta Ferrussola? ¿Qué dirá su padre confesor, su religión católica y cristiana que siempre ha demostrado practicar? Qué extraño me parece todo, señor Pujol...

Marta Ferrusola y Florenci Pujol, padre de Jordi Pujol y presidente de Banca Catalana. Foto, Kike Pérez de Rozas. El Mundo

A veces, a la sociedad en general, -usted lo sabe- nos va bien que salga un escándalo de esta magnitud para descargar de una vez tantos pequeños escándalos que nos hace sentir indignados sometidos e impotentes, pero esta vez, usted ya no estaba en el escenario, y ha vuelto a ser usted de nuevo el punto central de toda la sociedad, como un gran president, esta vez del engaño, la mentira, el estraperlo... Ha faltado usted al respeto a millones de personas durante todos estos largos años de mandato y seguimiento político, metiendo además a su hijo legítimo y natural Oriol Pujol Ferrusola, que nadie necesitaba para nada ni ha hecho nada más que enriquecer sus bolsillos familiares y personales, metiendo usted, además, a su hijo más o menos político Artur Mas, el chico Martini, le he llamado desde el día que usted lo presentó como futuro presidente, y él, a su lado, se acariciaba el tupé con la mano estirando la barbilla. Y en ese chico Martini, -que lo primero que hizo fue recortar Sanitat i Educació y enviar a los Mossos d'Esquadra a la Pça. Catalunya para limpiarla de jóvenes que protestaban pacíficamente el 15-M,- muchas personas depositaron su confianza, por la confianza que le tenían a usted, señor Pujol, creyendo en su honestidad e inteligencia, creyendo en la continuidad de sus ya demostradas falsas virtudes... ¿Seguirán esas mismas personas confiando en su heredero político y actual presidente de la Generalitat? ¿Saldrá Mas dentro de unos años declarando tener dinero guardado en países libres de impuestos? ¿Seguirá su política el actual president de la Generalitat, o ya no le importa? Cuántas preguntas, señor Pujol, en menudo lío nos ha metido usted ahora... a su edad... Me recuerda el declive del hasta hace poco Rey Juan Carlos tras la caza del elefante y sus infidelidades a la reina: Lo siento, me he equivocado, no volverá a suceder.

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto, Paco Elvira

Esta declaración pública que usted intenta mostrar ahora como un acto de honestidad no es más que otro juego político, con el esfuerzo que representa para un padre reconocer la gran estafa, mentiras, engaños, delitos, que ha callado durante tantos años, intentando tapar también la falta de honestidad y sensatez política y personal heredadas (todo se hereda) de su hijo Oriol Pujol... y más... ¡Cómo lamento tener que escribir esta carta! Señor Pujol... qué gran decepción para mí y para tantas personas que durante tantos años hemos defendido su honestidad y honorabilidad...  Qué vergüenza... Y, si usted declara este fraude, ese dinero escondido en Suiza tantos años, no quiero pensar todo lo que tendría que declarar. No solo usted, claro está, la mayoría de la familia política, catalana y española.

Recuerdo en 1986, en conversación con el expropiado señor José María Ruiz-Mateos, presidente de RUMASA, (el mayor holding habido en España antes de la hipotética transición, entregado al pueblo como cabeza de turco) defenderle a usted cuando hablamos sobre la actitud del entonces presidente del gobierno Felipe González, PSOE, quien le acusó a usted de deshonesto por el Caso Banca Catalana, y decía Ruiz-Mateos: Pujol es el único político español honesto, no se ha llevado ni una peseta a su casa... pudiendo hacerlo. Felipe González ha hecho esta campaña de desprestigio sacando los trapos sucios de Banca Catalana, del que era presidente el padre de Pujol, lo ha hecho porque González sabe que mientras esté Pujol en Catalunya, el PSOE nunca tendrá la mayoría absoluta.

José Mª Ruiz-Mateos y Eva Huarte. Elecciones Europeas 1987. Foto: Jordi del Rio

¿A quién debemos considerar ahora honesto, señor Pujol? ¿A Ruiz-Mateos? ¿A Felipe González PSOE? A usted? Quizá a nadie... La diferencia es que Ruiz-Mateos no era político, era empresario y banquero, y nadie lo quiso como político, para no despretigiar a la clase política de entonces... Y está claro que hoy, usted, señor Pujol, ha situado a la política y a la mayoría de políticos al más bajo nivel. Pero sobre todo, lo más indignante y preocupante, es que ha insultado usted a la sociedad catalana, a la clase obrera, a la clase media, a la verdadera honestidad de las personas, catalanas y no catalanas, a una gran mayoría social... Y me pregunto de nuevo qué le ha llevado a hacer esta declaración pública...

Sólo puedo contestarme con las mismas frases que pronunció usted en los años ochenta cuando el PSOE desde Madrid le acusó por el caso Banca Catalana, y que tantas veces me ha dicho usted en alguna de nuestras conversaciones: La sociedad necesita siempre una cabeza de turco. Sí, se ha puesto usted de cabeza de turco, no hay duda, para proteger a sus hijos, pero creo, (conociendo la política y su política) lo ha hecho para tapar mucho más que hay detrás desde hace muchos años... A su edad, con 84 años, se librará de ser encarcelado, investigarán lo que usted ahora declara como herencia de su padre...  quien no dejó claras sus negociaciones o cuentas con el dinero considerado entonces catalán... ¿Tiene que ver este acto de honestidad, esta confesión del dinero guardado en Suiza con la Independència de Catalunya?

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto; Paco Elvira

Ahora, quizá, simpatizantes de su partido político o no, de Mas o Pujol o no, intentarán ver su actitud honesta, otros dirán que siempre se ha sabido que tenía usted una fortuna escondida en Suiza y otros países., quizá otros dirán que viene del gobierno de Madrid, para que olvidemos el tema Independència, otros dirán que no olvidemos la lucha independentista. Lucha que, en realidad, el actual president Mas ha vampirizado al pueblo, como si fuera su lucha, intentando distraer o conseguir votos... No, señor Pujol,  ni a usted ni a su heredero político Artur Mas les importa lo más mínimo la Independència en la que tantas personas confían, solo les interesa su independencia económica personal. No, señor Pujol, para mí, su declaración pública no es una actitud honesta. Honesta habría sido hacerla muchos años antes, honesta habría sido dejar libre de impuestos las herencias familiares, ese tema personal, que dice Artur Mas. Honesto habría sido no mentir públicamente durante tantos años diciendo que no tenía dinero en ningún país extranjero... Y honesto sería que, su heredero político Artur Mas, como presidente actual de la Generalitat de Catalunya, impusiera a usted un castigo, por deshonor a su condición de expresidente de un gobierno, obligando a que pague usted lo que no ha pagado durante tantos años, aún conociendo bien su condición y obligación. Y honesto sería, por su parte y del actual presidente, devolver a miles de personas el dinero de tan elevadísimos impuestos sucesorios que han arruinado y dividido a miles de familias catalanas. ¿Cómo se atreve el actual president de la Generalitat a defenderlo a usted o lavarse las manos diciendo que es; Un tema personal? Personales, entonces, son todas las herencias familiares, señores presidentes y expresidentes... señores políticos... Devuelvan a todas las familias catalanas el dinero que se han quedado ustedes y no les pertenece. Eso sería honesto. Entonces tendrá derecho a pedir perdón.

Usted sabía que al momento de hacer esta confesión pública, la sociedad entera, no solo catalana, se le echaría encima, indignada, que la mayoría social española tendrá un fuerte motivo para criticar a toda la sociedad catalana, tanto a los que luchan por la Independència como a los que no. ¿Por qué ahora esta confesión? Dice usted que no ha encontrado un momento en todos estos años para declarar esos millones guardados en Suiza... ¿Será porque han liberado de impuestos el dinero evadido para que lo traigan a España, no solo a Catalunya? ¿Devolverá usted ese dinero al pueblo catalán para conseguir así la Independència? ¿Qué estrategia habrá detrás? Cuántas preguntas sin respuesta, señor Pujol... Y quizá, sólo quizá, su actitud responde a la condición de un hombre mayor que lleva ese peso deshonesto en su conciencia y necesita blanquearse antes de que sea demasiado tarde para él. Ojalá solo fuera eso, ojalá ahora usted duerma mejor aunque duerman peor muchas personas estafadas e indignadas.

Es tanta la decepción que me ha causado usted, señor Pujol, tanta la indignación y vergüenza, que aunque haya descargado un poco escribiendo lo que siento y pienso de su sorprendente confesión, siento que no he descargado nada, ni como persona, ni como mujer y madre ni como periodista que ha colaborado para usted y con usted creyendo colaborar en bien... Me debe usted muchos impuestos, señor Pujol, mucho tiempo, muchas horas de trabajo y lucha, como a tantas personas de toda clase y condición. Nos debe usted DIGNIDAD, aunque quizá piense usted que su declaración, aunque tarde, es un acto de dignidad...
Ya solo me queda repetirle y recordarle la frase que pronunció usted en el balcón de la Generalitat de Catalunya, dirigiéndose a millones de catalanes, tras la lucha con el gobierno de Madrid por el Caso Banca Catalana:
Lo que ha hecho el gobierno de Madrid contra Catalunya es una actitud ¡¡INDIGNA!! 

Y lo que ha hecho usted señor Pujol... Ahora no tengo palabras, como no las tienen muchas personas, hay que digerirlo, porque seguro que hay más detrás. Pero es una vergüenza para la sociedad catalana y para la historia de Catalunya que tanto ha defendido, como la he defendido yo, y ahora tendría que volver a escribirla y escribirle a usted, porque ya NO nos representa, señor Pujol, no nos representa, y peor, no nos representó, y no nos representará más... ni Mas...

Gracias por la vergüenza ajena que hoy sentimos la mayoría de catalanes. Y gracias por darme la razón, por demostrarme, como le dije en su casa de Queralbs, (perdón, en casa de su esposa, como usted me señaló) que es usted un cuentista, hace comedia... No, no hago comedia yo...
Es usted un artista, señor Pujol, de la comedia más burda.

Disculpe que no vuelva a estrechar su mano.
Agradecida



© EVA HUARTE

(La última vez que hablé con Jordi Pujol)
http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/10/presentacion-del-libro-de-xavier.html