domingo, 27 de julio de 2014

Carta de una periodista catalana a Jordi Pujol

Jordi Pujol y Eva Huarte, 1986. Foto; Albert Olivé

Permítame, señor Jordi Pujol i Soley, dirigirme a usted sin compromisos ni respetos políticos por el cargo que usted ostentó durante 23 años como President de la Generalitat de Catalunya, aunque haya dejado heredero al señor Artur Mas como actual President de la Generalitat, a quien, -como ya le hice saber a usted hace un par de años conversando por última vez- no respeto, por su actitud indigna, desde que recortó los presupuestos de Sanitat i Educació en cuanto llegó al poder bien arropado por usted. Permítame de paso decirle que, el acto de honestidad que ha intentado mostrar usted ahora, públicamente, no hace más que alimentar mi desconfianza (y la de tantas personas) en la clase política, y, por supuesto, en el actual president de la Generalitat. Y permítame, senyor Jordi Pujol, por esta vez, dirigirme a usted en castellano, para que puedan leer libremente esta carta muchas personas, y porque, siento decirlo, se ha burlado usted de la sociedad catalana, de la lengua, la cultura, la historia, y especialmente de muchas personas. A otras muchas no, siento decirlo también, nunca han confiado en usted ni en su grupo político.

Dicho esto, sin ánimo de ofender a nadie en ningún momento, ni posicionarme políticamente en ningún punto cardinal, permítame, Molt Honorable senyor Jordi Pujol i Soley, que escriba ya su nombre sin el título de Molt Honorable... a quien denfendí y respeté durante muchos años como persona y ciudadana catalana, y como periodista, que se sentía honrada trabajando con usted durante años en distintas ocasiones y en su gabinete de prensa en campañas políticas. Me cuesta ahora dirigirme a usted pensando que aquella persona, aquel presidente que consideraba honesto, trabajador, inteligente, culto... y algo cuentista también, -como le dije una vez y usted respondió no hago comedia- es la misma persona que el día 25 de julio de 2014, después de tantos años, ha declarado públicamente que desde 1980 (o antes) ha escondido usted en un banco de Suiza millones de las antiguas pesetas, herencia de su padre, quien fue presidente de Banca Catalana, título y cargo que también heredó usted. Es como si una mujer y madre después de treinta y cinco años de matrimonio descubre que su marido y padre de sus hijos le ha sido siempre infiel...¿Qué dirá de todo esto su señora esposa y madre de sus siete hijos Marta Ferrussola? ¿Qué dirá su padre confesor, su religión católica y cristiana que siempre ha demostrado practicar? Qué extraño me parece todo, señor Pujol...

Marta Ferrusola y Florenci Pujol, padre de Jordi Pujol y presidente de Banca Catalana. Foto, Kike Pérez de Rozas. El Mundo

A veces, a la sociedad en general, -usted lo sabe- nos va bien que salga un escándalo de esta magnitud para descargar de una vez tantos pequeños escándalos que nos hace sentir indignados sometidos e impotentes, pero esta vez, usted ya no estaba en el escenario, y ha vuelto a ser usted de nuevo el punto central de toda la sociedad, como un gran president, esta vez del engaño, la mentira, el estraperlo... Ha faltado usted al respeto a millones de personas durante todos estos largos años de mandato y seguimiento político, metiendo además a su hijo legítimo y natural Oriol Pujol Ferrusola, que nadie necesitaba para nada ni ha hecho nada más que enriquecer sus bolsillos familiares y personales, metiendo usted, además, a su hijo más o menos político Artur Mas, el chico Martini, le he llamado desde el día que usted lo presentó como futuro presidente, y él, a su lado, se acariciaba el tupé con la mano estirando la barbilla. Y en ese chico Martini, -que lo primero que hizo fue recortar Sanitat i Educació y enviar a los Mossos d'Esquadra a la Pça. Catalunya para limpiarla de jóvenes que protestaban pacíficamente el 15-M,- muchas personas depositaron su confianza, por la confianza que le tenían a usted, señor Pujol, creyendo en su honestidad e inteligencia, creyendo en la continuidad de sus ya demostradas falsas virtudes... ¿Seguirán esas mismas personas confiando en su heredero político y actual presidente de la Generalitat? ¿Saldrá Mas dentro de unos años declarando tener dinero guardado en países libres de impuestos? ¿Seguirá su política el actual president de la Generalitat, o ya no le importa? Cuántas preguntas, señor Pujol, en menudo lío nos ha metido usted ahora... a su edad... Me recuerda el declive del hasta hace poco Rey Juan Carlos tras la caza del elefante y sus infidelidades a la reina: Lo siento, me he equivocado, no volverá a suceder.

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto, Paco Elvira

Esta declaración pública que usted intenta mostrar ahora como un acto de honestidad no es más que otro juego político, con el esfuerzo que representa para un padre reconocer la gran estafa, mentiras, engaños, delitos, que ha callado durante tantos años, intentando tapar también la falta de honestidad y sensatez política y personal heredadas (todo se hereda) de su hijo Oriol Pujol... y más... ¡Cómo lamento tener que escribir esta carta! Señor Pujol... qué gran decepción para mí y para tantas personas que durante tantos años hemos defendido su honestidad y honorabilidad...  Qué vergüenza... Y, si usted declara este fraude, ese dinero escondido en Suiza tantos años, no quiero pensar todo lo que tendría que declarar. No solo usted, claro está, la mayoría de la familia política, catalana y española.

Recuerdo en 1986, en conversación con el expropiado señor José María Ruiz-Mateos, presidente de RUMASA, (el mayor holding habido en España antes de la hipotética transición, entregado al pueblo como cabeza de turco) defenderle a usted cuando hablamos sobre la actitud del entonces presidente del gobierno Felipe González, PSOE, quien le acusó a usted de deshonesto por el Caso Banca Catalana, y decía Ruiz-Mateos: Pujol es el único político español honesto, no se ha llevado ni una peseta a su casa... pudiendo hacerlo. Felipe González ha hecho esta campaña de desprestigio sacando los trapos sucios de Banca Catalana, del que era presidente el padre de Pujol, lo ha hecho porque González sabe que mientras esté Pujol en Catalunya, el PSOE nunca tendrá la mayoría absoluta.

José Mª Ruiz-Mateos y Eva Huarte. Elecciones Europeas 1987. Foto: Jordi del Rio

¿A quién debemos considerar ahora honesto, señor Pujol? ¿A Ruiz-Mateos? ¿A Felipe González PSOE? A usted? Quizá a nadie... La diferencia es que Ruiz-Mateos no era político, era empresario y banquero, y nadie lo quiso como político, para no despretigiar a la clase política de entonces... Y está claro que hoy, usted, señor Pujol, ha situado a la política y a la mayoría de políticos al más bajo nivel. Pero sobre todo, lo más indignante y preocupante, es que ha insultado usted a la sociedad catalana, a la clase obrera, a la clase media, a la verdadera honestidad de las personas, catalanas y no catalanas, a una gran mayoría social... Y me pregunto de nuevo qué le ha llevado a hacer esta declaración pública...

Sólo puedo contestarme con las mismas frases que pronunció usted en los años ochenta cuando el PSOE desde Madrid le acusó por el caso Banca Catalana, y que tantas veces me ha dicho usted en alguna de nuestras conversaciones: La sociedad necesita siempre una cabeza de turco. Sí, se ha puesto usted de cabeza de turco, no hay duda, para proteger a sus hijos, pero creo, (conociendo la política y su política) lo ha hecho para tapar mucho más que hay detrás desde hace muchos años... A su edad, con 84 años, se librará de ser encarcelado, investigarán lo que usted ahora declara como herencia de su padre...  quien no dejó claras sus negociaciones o cuentas con el dinero considerado entonces catalán... ¿Tiene que ver este acto de honestidad, esta confesión del dinero guardado en Suiza con la Independència de Catalunya?

Jordi Pujol y Eva Huarte, 2012. Foto; Paco Elvira

Ahora, quizá, simpatizantes de su partido político o no, de Mas o Pujol o no, intentarán ver su actitud honesta, otros dirán que siempre se ha sabido que tenía usted una fortuna escondida en Suiza y otros países., quizá otros dirán que viene del gobierno de Madrid, para que olvidemos el tema Independència, otros dirán que no olvidemos la lucha independentista. Lucha que, en realidad, el actual president Mas ha vampirizado al pueblo, como si fuera su lucha, intentando distraer o conseguir votos... No, señor Pujol,  ni a usted ni a su heredero político Artur Mas les importa lo más mínimo la Independència en la que tantas personas confían, solo les interesa su independencia económica personal. No, señor Pujol, para mí, su declaración pública no es una actitud honesta. Honesta habría sido hacerla muchos años antes, honesta habría sido dejar libre de impuestos las herencias familiares, ese tema personal, que dice Artur Mas. Honesto habría sido no mentir públicamente durante tantos años diciendo que no tenía dinero en ningún país extranjero... Y honesto sería que, su heredero político Artur Mas, como presidente actual de la Generalitat de Catalunya, impusiera a usted un castigo, por deshonor a su condición de expresidente de un gobierno, obligando a que pague usted lo que no ha pagado durante tantos años, aún conociendo bien su condición y obligación. Y honesto sería, por su parte y del actual presidente, devolver a miles de personas el dinero de tan elevadísimos impuestos sucesorios que han arruinado y dividido a miles de familias catalanas. ¿Cómo se atreve el actual president de la Generalitat a defenderlo a usted o lavarse las manos diciendo que es; Un tema personal? Personales, entonces, son todas las herencias familiares, señores presidentes y expresidentes... señores políticos... Devuelvan a todas las familias catalanas el dinero que se han quedado ustedes y no les pertenece. Eso sería honesto. Entonces tendrá derecho a pedir perdón.

Usted sabía que al momento de hacer esta confesión pública, la sociedad entera, no solo catalana, se le echaría encima, indignada, que la mayoría social española tendrá un fuerte motivo para criticar a toda la sociedad catalana, tanto a los que luchan por la Independència como a los que no. ¿Por qué ahora esta confesión? Dice usted que no ha encontrado un momento en todos estos años para declarar esos millones guardados en Suiza... ¿Será porque han liberado de impuestos el dinero evadido para que lo traigan a España, no solo a Catalunya? ¿Devolverá usted ese dinero al pueblo catalán para conseguir así la Independència? ¿Qué estrategia habrá detrás? Cuántas preguntas sin respuesta, señor Pujol... Y quizá, sólo quizá, su actitud responde a la condición de un hombre mayor que lleva ese peso deshonesto en su conciencia y necesita blanquearse antes de que sea demasiado tarde para él. Ojalá solo fuera eso, ojalá ahora usted duerma mejor aunque duerman peor muchas personas estafadas e indignadas.

Es tanta la decepción que me ha causado usted, señor Pujol, tanta la indignación y vergüenza, que aunque haya descargado un poco escribiendo lo que siento y pienso de su sorprendente confesión, siento que no he descargado nada, ni como persona, ni como mujer y madre ni como periodista que ha colaborado para usted y con usted creyendo colaborar en bien... Me debe usted muchos impuestos, señor Pujol, mucho tiempo, muchas horas de trabajo y lucha, como a tantas personas de toda clase y condición. Nos debe usted DIGNIDAD, aunque quizá piense usted que su declaración, aunque tarde, es un acto de dignidad...
Ya solo me queda repetirle y recordarle la frase que pronunció usted en el balcón de la Generalitat de Catalunya, dirigiéndose a millones de catalanes, tras la lucha con el gobierno de Madrid por el Caso Banca Catalana:
Lo que ha hecho el gobierno de Madrid contra Catalunya es una actitud ¡¡INDIGNA!! 

Y lo que ha hecho usted señor Pujol... Ahora no tengo palabras, como no las tienen muchas personas, hay que digerirlo, porque seguro que hay más detrás. Pero es una vergüenza para la sociedad catalana y para la historia de Catalunya que tanto ha defendido, como la he defendido yo, y ahora tendría que volver a escribirla y escribirle a usted, porque ya NO nos representa, señor Pujol, no nos representa, y peor, no nos representó, y no nos representará más... ni Mas...

Gracias por la vergüenza ajena que hoy sentimos la mayoría de catalanes. Y gracias por darme la razón, por demostrarme, como le dije en su casa de Queralbs, (perdón, en casa de su esposa, como usted me señaló) que es usted un cuentista, hace comedia... No, no hago comedia yo...
Es usted un artista, señor Pujol, de la comedia más burda.

Disculpe que no vuelva a estrechar su mano.
Agradecida



© EVA HUARTE

(La última vez que hablé con Jordi Pujol)
http://ehuarte.blogspot.com.es/2012/10/presentacion-del-libro-de-xavier.html


lunes, 21 de julio de 2014

Escenas mediterráneas... En África?


Hoy he decidido dedicarme el día, sin querer pensar en los compromisos que tenía. Y es que el día era de cristal azul tras la tormenta de anoche, el cielo turquesa y el mar zafiro salpicado de diamantes, no podía resistirme. Y siendo Lunes, mi día preferido para ir a la playa en verano porque apenas hay gente, he decidido, al fin, pasar un par de horas aletargada al Sol y bañarme en mis amadas aguas mediterráneas.


Suelo llevar mi pequeña cámara IXUS 50 de Canon, pero a veces desconecto y no la llevo. Hoy la he cogido pensando que casi seguro vería alguna escena digna de ser fotografiada. Y así ha sido, en un momento que me he incorporado para contemplar el mar salpicado de diamantes solares he visto la escena; primero un hombre de tez negra sujetando en su mano negra de uñas blancas vestidos blancos y de colores colgados en perchas. Y a pocos metros tras él una preciosa mujer negra también, con unos ojos tan brillantes que prácticamente era lo único que le veía, y, a pesar de no llevar puestas mis gafas de Sol graduadas, veía que me miraba... mientras yo admiraba su porte y su figura como un cuadro de Sorolla.


Llevaba en su mano un gran papel con fotos que casi no distinguía, luego he visto que son peinados de trenzas... El viento y su caminar movían su vestido que inflaban como un globo o pegaban a su cuerpo.
Y de pronto la he visto, mirándome fijamente, solo con el azul de fondo del Mediterráneo... He visto África.
¿De dónde será? He empezado a preguntarme pensando en distintos lugares, distintos libros...
Y he pensado en Isak Dinesen y en sus memorias Lejos de África...
He pensado en el libro de Jordi Esteva; Socotra, la isla de los genios...
esa isla mágica a 250 kms. del llamado Cuerno de África... como si la punta de ese cuerno hubiera querido aventurarse a su libertad alejándose de África trenzando pequeñas islas sobre sus aguas...

,

He imaginado a esa mujer que caminaba intentando vender trenzas por una playa mediterránea caminando por su playa, quizá, en algún lugar de África... La he imaginado sonriente con su familia, junto a aguas transparentes, y la he imaginado seria en la pobreza, intentado ir por subsistencia a un país más civilizado, al contrario que el aventurero fotógrafo y escritor Jordi Esteva, cruzando mares y escribiendo Los árabes del mar, y llegar a Socotra huyendo de la civilización que esa mujer buscaba... Nada más decepcionante para un aventurero que no encontrar el lugar de su sueño... O quizá, como en el caso de esta mujer, su necesidad, su instinto de supervivencia que la lleva quizá a un lugar equivocado... Y quizá, en todo caso, es una necesidad de cuerpo y alma, un instinto de supervivencia, lejos de África, o de la Mediterrània.

La humanidad forma caminos insistiendo en sus pasos superando fronteras, intercambiamos culturas, belleza... Hoy solo puedo agradecer al día, y a esta preciosa mujer, haberme traído un poco de otra belleza, imaginando su ruta, haciéndome viajar con la imaginación como si leyera un libro... haciéndome leer en su mirada, tantas, tantas aventuras, tantas necesidades, tantas fronteras... Hoy solo puedo darle las gracias por haberme hecho imaginar, por un momento, que estaba en África.


Texto y fotos

© EVA HUARTE


http://ehuarte.blogspot.com.es/2011/10/socotra-la-isla-de-los-genios.html



domingo, 20 de julio de 2014

Juego de luces de verano

 

Y al final nunca digo lo que quiero. En los últimos meses comenté varias veces en este blog que lo cerraba un tiempo indefinido, por causas que la mayoría de mis amistades reales y virtuales conocen, especialmente en Facebook, y siempre volvía enseguida o no lo dejaba por la insistencia de muchas amistades pidiéndome que siguiera. Al final, en Facebook, dije que desconectaba de las redes, sin más, y así lo hice. Y aquí en el blog ya no dije nada para no repetirme, tan cansada  que estaba por el difícil momento que estaba viviendo. Fue a mediados de abril que ya no hice nada más para este blog. Volví a principios de julio, dispuesta a explicar mi ausencia, con calma, pero el paisaje que me rodea siempre me tienta para hacer fotos y me limito a disparar y publicarlas acompañándolas de cuatro palabras.


Hoy ha ocurrido lo mismo, estaba escribiendo el post que hace tiempo tengo ganas de publicar, pero giraba la cabeza hacia la ventana y las nubes y el mar me regalaban unas formas y luces que me han forzado a levantarme coger la cámara y disparar. El viento del Este ha empezado a soplar con fuerza trayendo las nubes que iban descargando por el camino. Las gaviotas volaban en grupo confundiéndose con las crestas blancas de las olas revoltosas...


Aquí han caído cuatro gotas, al tiempo que en Poniente el Sol intentaba asomarse entre nubes dando sus últimos rayos dorados y rosados...


formando un gran contraste entre el cielo de Este a Oeste mirándose en el mar como dos mares, dos paisajes, dos cielos... luces, colores...


cambiando a cada instante por el fuerte viento...


y acercándose la oscuridad de la noche, jugando a ser un amanecer...


mediodía y atardecer, un juego con todos los elementos, dejando caer sobre el horizonte algunos rayos


al tiempo que aparecían pequeños y débiles arcoíris entre nubes que la cámara apenas podía captar.

Ha sido un bonito juego de formas luces y colores de verano. Un precioso regalo del cielo que me ha levantado el ánimo y me ha hecho sonreír maravillada siempre como quien contempla el nacimiento de un milagro... Y al final nunca digo lo que quiero, de nuevo las fotos han ganado...

Son juegos de verano, pero vale la pena compartir esta belleza... solo por placer.


Texto y fotos

© EVA HUARTE

sábado, 19 de julio de 2014

Beso de verano en la playa azul


Sí, ¿por qué no decirlo? No quiero llevar conmigo besos de aromas dulzones envueltos en traiciones, los dejo ir por el aire sabiendo que allá donde vaya se evadirán lejos de mí, que cada beso tiene sus casa y en la mía solo hay besos azules envueltos en arcoíris cuando la lluvia limpia todo resto de miserias humanas, tan humanas que son las miserias...

Ayer viernes 18 de julio, día tan señalado en la época franquista que recuerdo especialmente por la paga doble que nos daban entonces, tuve doble sesión de miserias que se lleva el viento en la playa, y allí se evadieron, allí se disiparon con la sal amistad y alegría de mi amiga Carmen, que tanta paciencia está teniendo conmigo en momentos tan duros, como tantas amigas, y amigos... Sí, ellos también, y ellos me hacen sentir feliz al ver que su amistad y cualidad humana no es una lucha de sexos, es pura humanidad.


En la playa añoraba besos azules de días felices, veranos felices... Y de nuevo, como si estuviera escrito el guión a punto de rodar la película, frente a nosotras vimos la escena azul de un beso azul de dos enamorados envueltos en azul... Hasta el niño fruto de su vientre vestía de azul, y mi cámara se disparó en ese silencio que glorifica y venera el beso, eternizando un instante azul para el universo, un instante de belleza humana, porque dos humanos enamorados estaban ahí... creando un momento estelar de la humanidad, como señala Stefan Zweig en su libro Momentos estelares de la humanidad.
Y recordé el poema AUTUMNAL de Rubén Darío en su libro AZUL...:

En las pálidas tardes
yerran nubes tranquilas
en el azul; en las ardientes manos
se posan las cabezas pensativas.
¡Ah, los suspiros! ¡Ah, los dulces sueños!
¡Ah, las tristezas íntimas!
¡Ah, el polvo de oro que en el aire flota,
tras cuyas ondas trémulas se miran
los ojos tiernos y húmedos,
las bocas inundadas de sonrisas,
las crespas cabelleras
y los dedos de rosa que acarician!

*

En las pálidas tardes
me cuenta un hada amiga
las historias secretas
llenas de poesía:
lo que cantan los pájaros,
lo que llevan las brisas,
lo que vaga en las nieblas,
lo que sueñan las niñas.

Fotos y texto

© EVA HUARTE